Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 26 Enero, 2012


El martes fue un día movido en las Grandes Ligas.
La parte emotiva se dio con la despedida oficial de Jorge Posada, uno de los iconos de los Yanquis de Nueva York.

Luego, los seguidores del deporte rey se estremecieron al conocer de la firma de Prince Fielder, el agente libre más cotizado y codiciado, después de Albert Pujols, por los Tigres de Detroit.
Finalmente, la gerencia de los Gigantes, decidió llenar de dólares los bolsillos de su lanzador estelar, Tim Lincecum, y lo firmaron por un par de años a un poco más de $20 millones por temporada.
Lo de Posada fue muy emocionante; su voz tembló cuando habló de sus compañeros de equipo y su familia. “A lo largo de 17 temporadas en Grandes Ligas, no hay nada que me importe más”, dijo el receptor boricua, actor de siete series mundiales y ganador de cinco anillos de monarca.
“Desde que era niño, recuerdo que lo único que quería hacer era convertirme en jugador de ligas mayores. Me convertí en un miembro de los Yankees de Nueva York y eso es todo lo que quería. Entré siempre al estadio recitando en silencio la frase emblemática de Joe Di Maggio: “quiero agradecer al buen Dios por hacerme un Yankee”.
Posada agradeció a los fanáticos de los Yankees por su apoyo, que lo amaban por el ardiente odio de su receptor a perder. Precisamente, con el retiro de Posada, los fanáticos yanquistas ven como se desgrana el “Core Four”, el corazón del equipo, que formaron el ya retirado Andy Petite, con Posada, Derek Jeter y Mariano Rivera. Un quinto jinete fue el jardinero Bernie Williams.
En cuanto a Fielder, con sus números impresionantes que guiaron a los Cerveceros a ganar dos títulos divisionales consecutivos, llega a los Tigres a sustituir la ausencia inesperada del bateador designado, Víctor Martínez, que se fracturó en una práctica personal y estará fuera de acción toda la campaña. El jonronero alternará la primera base con Miguel Cabrera y será bateador designado, rol que nunca cumplió en la Liga Nacional.
Finalmente Lincecum, el mechudo que lanza como los dioses, evitó el arbitraje y aceptó una muy buena oferta de $40,5 millones por dos temporadas con los Gigantes y en 2014, como agente libre, volverá a llenarse de plata.
Entonces, los dos gallos de la agencia libre, Pujols y Fielder, ya fueron atrapados, ambos dejan el Viejo Circuito y van a la Liga Americana con Angelinos y Tigres respectivamente.

[email protected]