Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 28 Junio, 2011


El descenso del River Plate conmocionó los cimientos del fútbol en todo el mundo.
El drama que vivió este histórico club el pasado domingo, incapaz de quitarse, como lo hizo México ante los Estados Unidos, dos goles de encima de un modesto club de Belgrano, sumió a sus miles de seguidores en una desesperación e impotencia colectiva que se fue traspasando y trasladando a diferentes personajes del mundillo futbolístico argentino.
Mi equipo en Argentina siempre fue el Platense, porque en ese club jugó en los años 30 mi padre, pero si tenía que escoger entre Boca y River, me apunté siempre al club de la franja roja. No puedo olvidar la presencia del Pipo Rossi en el medio campo, impresionante, moviendo a su equipo como un general en el viejo Estadio Nacional.
Jugadores carismáticos como el Pato Filloy, Daniel Pasarella, Norberto Alonso, Enzo Francescoli, Ramón Díaz, nos acercaron mucho al equipo millonario.
Cuenta la información internacional que las memorias de un River Plate rico en figuras y triunfos, en tiempos diametralmente opuestos a los actuales, indican que no tuvo lugar en sus filas para un futbolista llamado Alfredo Di Stéfano y que sus dirigentes decidieron cederlo a otro equipo.
Aquel pibe rubio, veloz de la cabeza a los pies, pícaro, con ojos en la nuca y pinta de gladiador al que llamaban 'el alemán', deslumbraba en los equipos juveniles riverplatenses y fue promocionado a la Primera División en 1945, cuando tenía 19 años, en momentos en que brillaban artistas del fútbol como Adolfo Pedernera, Juan Carlos Muñoz, Angel Labruna y Félix Loustau. Las figuras estelares lo taparon y lo cedieron al Huracán.
Di Stéfano volvió a jugar en el River entre 1947 y 1949, disputó 66 partidos y marcó 50 goles. Después se fue a Colombia y más tarde a España y se convirtió en uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.
Historias como esta, entre muchas otras, recuerdan hoy antiguos socios e hinchas riverplatenses, todavía incrédulos frente a la dramática situación actual del club de sus amores.
River obtuvo su último título de campeón en el torneo Clausura 2008, con el Cholo Simeone como entrenador, después de lo cual entró en crisis y en caída libre. A Simeone le sucedieron cinco entrenadores más: Gabriel Rodríguez, Néstor Gorosito, Leonardo Astrada, Angel Cappa y el actual, Juan José López, y solamente obtuvo 34 triunfos en 114 partidos.

[email protected]