Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 17 Marzo, 2011


Saprissa presentó su equipo de lujo y fracasó.
No solo perdió 2-0, sino que jugó muy mal.
El director técnico Juan Manuel Alvarez no se dejó nada en el bolsillo y formó con su alineación estelar, la misma que con algunos retoques ha venido ganando y ganando en el campeonato local.
Bolívar en la portería.
Blanco, Wong, Mena y Badilla en defensa.
Dos volantes de marca: Guzmán y Sequeira.
Dos enganches o creativos: Alonso y Centeno y el binomio de ataque preferido por sus seguidores: Josué y Arrieta.
Sentaron al gran capitán, Víctor Cordero (qué falta la que hizo); sentaron al goleador Alejandro Sequeira; sentaron al experimentado Saúl Phillip y no pudo viajar el malabarista Alonso Solís.
La verdad, que la formación estelar de los morados no se encontró en el partido y el Real Salt Lake se acomodó un partido fácil. El gol tempranero de Alvaro Saborío ayudó muchísimo a la causa de los anfitriones, un equipo sin ritmo, que apenas empieza a mover piernas y a soltar amarras y que debió ser cercado por la visita para obligarlo a un desgaste físico que no hubiera podido sostener.
Saprissa no tuvo tiempo de írseles encima a los estadounidenses; en todo caso, dudamos de que lo tuviera en mente. Los técnicos “modernos” en partidos de ida y vuelta, prefieren sostener y especular en el juego fuera de casa, para ver qué pasa; para ver cómo se presentan las cosas y lo que pasó fue que Saborío les metió un gol en el minuto ocho y el juego se encarriló por la ruta que les convenía a los locales.
En 90 minutos, el Saprissa solo tuvo una ocasión de gol en piernas de Martínez, bien parada por el portero Rimando; ya los analistas arbitrales manifestaron que el gol anulado a los morados fue una decisión correcta, de manera que fue suficiente el gol tempranero de Alvaro y el segundo, consecuencia de una desconcentración de José Mena, para que el equipo de Utah venga al juego de vuelta con una ventaja cómoda, sobre todo por las características de los equipos de la MLS.
No hace muchos meses vimos cómo Saprissa se quitó una ventaja similar que llevó la Liga al Ricardo Saprissa en una final de campeonato. En menos de 20 minutos, los morados tenían el asunto resuelto, pero la mentalidad y el fútbol de los del Norte, dista mucho de los altibajos emocionales de los equipos latinoamericanos.
Saprissa quedó contras las cuerdas y a punto de nocaut.

[email protected]