Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 2 Agosto, 2010


¿Saben cuántos saques de banda en promedio se hicieron en la mayoría de juegos del Mundial de Fútbol?
Cinco, seis o a lo sumo diez.
¿Saben cuántos saques de banda se hicieron solo en el segundo tiempo en el juego entre Alajuelense y Cartaginés, del actual Torneo de Invierno: 31?
He aquí un retrato de la mediocridad de nuestro fútbol; su falta de ritmo, vértigo, acción, velocidad; en fin, los ingredientes de las selecciones y clubes del primer mundo.
El ex dirigente olímpico, Jorge A. Alvarado Cerdas, nos remitió este detalle en un comentario que dice así.
“No me voy a referir a la ineficiencia e incapacidad de los atletas costarricenses en los Centroamericanos y del Caribe -sin la participación de Cuba-. Considero que son muy pocos los atletas costarricenses candidatos para los Panamericanos; y mucho menos a lo sucedido a nuestra Selección Femenina, en el Mundial Sub-20, porque eso es simplemente lastimoso y un total fracaso.
Viendo la mayoría de los partidos del Mundial recién finalizado, me llamó la atención que en muchos, los saques de banda, durante todo el encuentro, eran mínimos, tal vez 5 o 6, muchos 10. Todo lo contrario, en el partido entre Alajuela y Cartago me propuse analizar nuestra realidad en ese campo, aspecto que no se incorpora en las estadísticas, ni se incluye en los comentarios, porque es una muestra de la falta de calidad de nuestros jugadores. Veamos esto con cifras:
En ese partido durante el primer tiempo anoté 18 saques de banda, aunque pudieron ser algunos más porque en un momento me distraje. En el segundo tiempo lo tomé con más observación y fui anotando, uno a uno, los saques de banda por cuartos de hora.
En los primeros 15 minutos 7 saques de banda; del 15 al 30 se dieron 10; del 30 al 45 hubo 12 y en el tiempo extra, 3 minutos, se produjeron dos: total en el segundo tiempo 31 saques de banda. Si a estos les sumamos los 18 contabilizados en el primer tiempo tenemos un total de 49.
Esto es una demostración, por sí, del bajo nivel futbolístico de nuestros jugadores y una muestra de ineficiencia técnica, más la pérdida de muchos minutos que no se reponen. Los estadísticos deportivos pueden sacar conclusiones para establecer, mediante crítica objetiva, medidas que vengan a minimizar esta ineficiencia que ayuda a producir una baja calidad en el espectáculo”.

[email protected]