Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 25 Enero, 2010



Los pupilos de Ronald Gómez se salvaron en el último instante de un papelón en su patio, después de hincar de visita al campeón nacional, Brujas, dado que perdía con el tímido Ramonense por la mínima, hasta que don Eneas los resucitó. Con cuatro unidades, Santos es líder solitario en un grupo donde la Liga no pudo sumar, las Águilas y Cartaginés no saben ganar; Saprissa anda de viaje y Pérez Zeledón es un desastre.
En el otro sector, quién lo creyera, último y penúltimo lugar del Invierno, San Carlos y Universidad de Costa Rica son los punteros junto a los tiburones, que ayer se tragaron de un solo bocado y sin eructar, a un león que prometió pescar y matar al terror de los mares desde el arranque “antes de cansarse por el calor”, pero hizo todo lo contrario. Aguantar y aguantar un cero a cero, no sabemos en espera de qué.
Sin los seleccionados Ureña, Argenis y Estrada, el técnico Luis Roberto Sibaja presentó un equipo sin fantasía, sin desequilibrio, previsible en cada una de sus zonas, incapaz de meterle el mínimo susto a Bryan Zamora y terminó cayendo, gracias a un gol casuístico de Daniel Peña. Tampoco crean que el Puerto jugó muchísimo. Nada que ver, pero sí mereció la victoria.
San Carlos empieza a carburar; Daniel Casas ha reordenado la zona defensiva, talón de Aquiles en el Invierno, aunque se debe reconocer que los toros han embestido con buena suerte. Gol agónico para empatarles a las Águilas en Liberia y “un penalito” el sábado para arrancarles las flechas a los guerreros, estos en inicio de temporada decepcionante.
La Universidad sigue jugando bien al fútbol; una de las virtudes de la oncena de Johnny Chávez, que debió ganar ayer a las Águilas, pero Álvaro Mesén no quiso.
Cartaginés y Ramonense amarran empates consecutivos y Herediano, que pensó en ganar ayer cuando le anotó al Cartaginés, se quedó con empate en blanco al anulársele la acción a Marlon Camble.
¡Y los campeones!
Siguen la siesta: dormidos en el juego inaugural; ahora descansaron. Ojo que el frío no está en las cobijas.

[email protected]