Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 2 Noviembre, 2009



Lamentable la presentación de los infantiles en el Mundial de Nigeria; después del brillante papel de los juveniles en Egipto, no era que se esperaba una copia de tan espectacular trabajo, pero tampoco caer tan bajo como lo reflejaron ese par de estrepitosas goleadas que nos metieron Turquía y Burkina Faso.
Demasiado pobre el papel de los discípulos de Juan Diego Quesada, quien prácticamente se destituyó solito, si se analizan sus manifestaciones tras la goleada en el tercer partido del grupo y desde luego, tema de sobra para comentar y por qué no, para comparar.


¿Por qué un trabajo tan serio y profesional con los juveniles y tanta improvisación con los infantiles?
¿Por qué un grupo gozó de tantos favores y el otro quedó al margen?
¿Por qué todo para Ronald y casi nada para Juan Diego?
Al fin de cuentas eran dos campeonatos mundiales, con idénticas responsabilidades y posibilidades de éxito o fracaso para las dos selecciones.
El fútbol costarricense se fue a exhibir a dos escenarios exactamente iguales, pero con representaciones que no fueron preparadas en forma similar.
Ha pecado la Federación Costarricense de Fútbol en esto.
Ha sido evidente de que al programarse dos Copas del Mundo de categoría menor, cuando no se terminan las eliminatorias al Mundial en Sudáfrica, los dirigentes de varios países que se están jugando los últimos puestos disponibles en el Mundial Mayor, entraron en estado de pánico, porque les cayeron dos competencias que significan fuertes erogaciones, sin tener en la billetera el jugoso premio de la clasificación al Mundial.
Entonces, sería muy lamentable pensar que los federativos costarricenses, que hicieron pública su preocupación cuando la Juvenil pasó a las siguientes fases, por los gastos millonarios que eso le significaba a la tesorería de la “Casa de los Sustos”, a la que han retornado todos los fantasmas, hayan visto hasta con buenos ojos, desde luego que sin manifestarlo, que la Infantil se haya quedado varada, eliminada, y se cortara de tajo el chorro de dólares que tendrían que fluir si, como los juveniles, se hubieran clasificado a la segunda fase.
Mucha, pero mucha tela que cortar, en cuanto al rol de los federativos en los previos con este par de grupos de muchachos.

[email protected]