Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 31 Agosto, 2009



Rodrigo Kenton no debió respaldar la posición o el comportamiento del capitán de la Selección Nacional, Walter Centeno, de no dar declaraciones a la prensa, básicamente por el motivo que señaló el futbolista para tomar SU decisión.
Centeno rechazó hablar con los periodistas deportivos, porque los consideró responsables de que sacaran del seleccionado a los defensores Freddy Fernández y Hárold Wallace. Por lo menos, eso fue lo que se publicó, de manera que habría que destacar, que a don Walter, no le preocupó ni molestó la salida de Andy Herron.
Varios colegas le aclararon al capitán de la tricolor, que a los tres futbolistas no los sacó la prensa; fueron eliminados de la última convocatoria por el cuerpo técnico, probable o seguramente presionados por las opiniones de los periodistas (incluyendo a todos los colados en el gremio), pero Kenton, Arnáez y Victorino, tenían la palabra y la papa en la mano para dejarlos o excluirlos y decidieron lo segundo.
Centeno, quien es tipo inteligente, habrá comprendido hace rato que al desaprobar las exclusiones de Freddy y Hárold se puso en contra de la decisión del cuerpo técnico del seleccionado, pero don Rodrigo, en lugar de reprimirlo por su comportamiento, lo avala, con lo que el mentor del grupo, pone la soga en su propio pescuezo.
¡Tremendo brete para don Germán Retana, amarrar los entuertos!
¿Qué haría don Walter, si Tano se presenta a un entrenamiento y le pide una entrevista o unas breves declaraciones?
Si me la niega sería muy injusto, porque en esta Nota hemos analizado y mucho el trabajo de la defensa de Costa Rica en toda la hexagonal y en la Copa de Oro y hemos sido más defensores que críticos de su trabajo. Específicamente, de la labor de Fernández siempre hemos sido defensores y lo hemos expuesto, puede que erróneamente, pero hemos hecho público el apoyo a su trabajo, igual que otros periodistas.
Claro, Centeno no puede escoger a quién le habla y a quién no; cortó parejo, pero no es correcto su comportamiento y deplorable el apoyo de su director técnico.
Lamentablemente, el gremio de la prensa deportiva, repleto de improvisados sobre todo en un sector de la radio, no acepta, quiere o desea hablar de treguas para ofrecerle al entorno de la Selección Nacional un marco propicio de cara al juego del sábado ante México y busca guerra; les sirve a algunos la guerra de rating y entonces, comportamientos como los de Centeno y Kenton, no ayudan a que la prensa se calme, porque son temas para la discordia, tristemente engendrados en el propio seno doméstico de la tricolor.
No sabemos sin Centeno cambiará de actitud en el transcurso de esta semana; se respeta su decisión, pero no hay duda de que este “accidente”, pone distancia entre jugadores, prensa y afición, nada favorable ni conveniente ante lo trascendental del choque contra México en el Saprissa.

[email protected]