Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Sábado 30 julio, 2016


Cuando Vinicio Alvarado rescató a Carmelita de las llamas del infierno y con una seguidilla de victorias le evitó el viaje a la segunda división, al que se subió por su “propia voluntad” el Uruguay de Coronado el pasado Verano, quedamos notificados de que para el Invierno, los carmelos tratarían de evitar tantos tragos amargos y buscarían fugarse de los últimos lugares lo más temprano posible.

Ese fue el mensaje de las voces carmelas en la pretemporada: más que procurar una clasificación a la segunda fase, de la que ningún equipo va a renunciar de antemano, sí, evitar la sombra del descenso desde el arranque del torneo.
Cuando la Universidad le metió una paliza a Carmelita en la primera fecha del campeonato, las aspiraciones y deseos de la familia que habita el barrio manudo quedó en entredicho. Al rato, también el Saprissa los aplastó y entonces el cuadro de Vinicio Alvarado quedó “condenado” al descenso apenas con tres jornadas completas del calendario.
Carmelita le “robó” un triunfo al Cartaginés en el Fello Meza y le sacó un empate en el último minuto, pero vino la goleada del Saprissa y el propio entrenador carmelo se mostró sorprendido del flojo desempeño de sus pupilos y criticó públicamente el pésimo trabajo de su zona de retaguardia.
Con un punto en tres partidos Carmelita se alojó “cómodamente” en el último lugar y se proyectó de madrugada como el principal candidato al descenso.
Pero…
En la cuarta fecha, los discípulos de don Vinicio dieron un golpe en la mesa de las clasificaciones, despacharon a Belén 2-0 en un resultado si se quiere sorpresivo, recordando que los belemitas se clasificaron a las semifinales el Verano anterior y entonces Carmelita da un salto relevante en las posiciones y se apodera del octavo lugar por encima de otros cuatro equipos: Santos, Liberia, San Carlos y Belén, anunciándoles a estos clubes y a otros que el tema del descenso es de muchos y no de un solo equipo.
El juvenil Andy Reyes, que Vinicio Alvarado utiliza mucho como variante, entró en el minuto 67 y rápidamente liquidó la confrontación con un doblete en los minutos 76 y 85, catapultando a Carmelita hacia la zona media de la tabla y empujando a Belén al último lugar con solo una unidad en cuatro juegos.
Fácil entonces proyectar una disputa caliente en este Invierno, en la zona de descenso de la tabla.