Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 6 Diciembre, 2014

Llueven rayos y sentencias en contra del planteamiento de Óscar Ramírez en el clásico. El malestar de muchos liguistas es repetido.
Las redes sociales de nuevo se inundan con las protestas de los fanáticos manudos, que no quieren para nada ver a su equipo jugar así frente al Saprissa.
Entresaco una interrogante del mar de reclamos.
¿Cómo es posible que el Cartaginés se le haya ido encima al Saprissa en su propio estadio y lo derrotó sin problemas y la Liga llegó a esconderse?
El Machillo no se cansa, pero se aburre, de explicar en las conferencias de prensa por qué Alajuelense juega así, de forma tan calculadora, poco o nada avasallante y en el 90% de las ocasiones, la corona se queda en Alajuela, don Óscar ni asiste a la entrega del trofeo y se va tranquilo para Belén; los seguidores de Herediano, Saprissa y Cartaginés se quedan rumiando las penas (con dos excepciones en los últimos años) y las redes sociales se calman.
La historia hasta que “agüeva” por repetitiva.
Entonces, más que rabiar como lo hacen los fanáticos alajuelenses que salen frustrados y vociferando de los estadios, al mirar a su equipo negociar resultados y revientan sus gorras contra el cemento, al mejor estilo de Hernán Medford, porque el equipo que rompe récord de puntos y triunfos no hace un remate a marco en el clásico, lo prudente es esperar el final de la novela y la novela concluye el próximo lunes a las diez de la noche.
Como seguidor que soy del Alajuelense, ya no reclamo; en nuestra Nota previa al clásico anunciamos que el juego podía ser un bostezo si la Liga llegaba por el 0-0 y así sucedió. Saprissa hizo el gasto, buscó la anotación por toda la cancha y encontró su premio: la logró. Otro triunfo merecidísimo del campeón nacional, que ha jugado mejor o con mayores riesgos ofensivos en sus tres partidos con los manudos. El gol agónico del Saprissa le cambió absolutamente todo el entorno al juego de vuelta. Ahora la palabra la tiene Jeaustin Campos.
Un comercial: la fiesta de Veteranos del Baloncesto es este sábado a partir de las 10 de la mañana en el Tennis Club, dedicada al Dr. Renato Soto Pacheco, quien llegó a 87 años de edad metido totalmente en el mundo del deporte.
Habrá una misa por los compañeros fallecidos y después el juego entre rojos y azules, con jugadores todos mayores de 55 años. Dijo don Renato que no se permitirán forros, y que a él le gustaría ser el más carajillo.

[email protected]