Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 4 Septiembre, 2014

Cuando un nuevo director técnico de selección nacional inicia un proceso o debuta en una competencia internacional regional o de eliminatoria, crece la curiosidad entre sus compatriotas por conocer su primera lista de convocados y desde luego la alineación de su primer partido.
Paulo César Wanchope presentó a los costarricenses hace pocos días una lista de seleccionados con escasas sorpresas, faltaron solo los que no podían venir, pero entre legionarios y mundialistas se formó un buen grupo que debutó ayer en la Uncaf derrotando a Nicaragua con solvencia 3-0.


Sin estar presentes en Washington, en nuestra Nota de ayer acertamos prácticamente con toda la formación que instaló Wanchope ante los pinoleros y hasta “pegamos” los cambios.
Se trataba de una formación lógica y fácil de proyectar que sin mayor esfuerzo se apoderó de las acciones del juego, contra una Nicaragua que no cabe la menor duda ha subido en su calidad de fútbol, enseña probados adelantos, ya no son un pastel, pero ayer les tuvieron demasiado respeto a los mundialistas de Brasil 14 y desde el pitazo inicial se tiraron atrás a soportar y resistir el asedio de los ticos hasta que se rompiera el encanto.
Lo rompió en el minuto 36 un remate de cabeza de José Miguel Cubero que le pegó en el brazo a Medardo Martínez y se sancionó el penal. El zapatazo del capitán Celso Borges dobló la estirada del buen portero Justo Lorente y paradójicamente el gol les hizo justicia a los costarricenses.
Una anotación bellísima de Marco Ureña en la alborada de la segunda parte puso las cosas en su lugar y se cerró la cuenta cuando Christopher Meneses de muy buena actuación, centró alto desde la izquierda al segundo palo, la pelota rozó los zapatos del mismo Medardo (muy salado ayer) y le cayó como bombón a la testa de Johan Venegas que solo la tocó a los cordeles.
Ubicada en el grupo más cómodo de la Uncaf al lado de Nicaragua y Panamá y evitando a Honduras, Guatemala y El Salvador en la primera fase, este triunfo de la Tricolor deja las puertas abiertas para ganar el grupo y dar el salto a las instancias finales, con un notable trabajo ayer de Óscar Duarte, Christopher Meneses y Celso Borges las tres mejores piezas de la formación de Wanchope.
Y lo mejor de ayer, aparte el 3-0, fue mirar a Jaime Perozzo y Paulo César Wanchope en un puro abrazo por cada gol criollo, escena que fue imposible de apreciar con Pinto. Esto resultó notable.

[email protected]