Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 4 Marzo, 2014

Madrid. Llegamos hoy temprano por la mañana a la capital española, sede en el transcurso de una semana de tres juegos de fútbol que me apasionan por sangre, tierra y raza.
Mañana miércoles en el estadio Vicente Calderón, se enfrentan en juego amistoso las selecciones de España e Italia. La gran oportunidad de ver jugar a la selección nacional de mis amores, la “azurra” de Césare Prandelli fue en verdad lo que más motivó a cruzar el charco, pero los postres que se avecinan igual hacen hervir la sangre.
El próximo domingo en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid recibe al Levante. Curiosamente y con muy pocas horas de diferencia, Keylor Navas viajó de Madrid a San José para defender la puerta de la Selección Nacional contra Paraguay, mientras este columnista hacía el mismo recorrido a la inversa, con toda la ilusión para que Navas se juegue otro partidazo frente a los guaraníes y se regrese a España para verlo jugar a toda plenitud ante los merengues.
Lógicamente que parte de este viaje es tener la oportunidad de hablar con el mejor portero de la liga española, que acaba de ser papá de Mateo y desde luego aplaudirlo a rabiar el domingo en el Bernabéu cuando enfrente a Cristiano, Benzema, Bale, Di María y compañía.
Al martes siguiente, día 11, regresaremos al Vicente Calderón para presenciar el juego de vuelta de la Champions entre el Atlético de Madrid y el Milan, ventaja de los colchoneros 1-0 jugando de visita.
Le haremos la fuercita al Milan, reconociendo que atraviesan uno de los peores momentos de su ilustre historia y que están contra la pared. En todo caso me alegran mucho los triunfos del Atlético de Madrid, que es mi equipo grande en España y lo he escrito en innumerables oportunidades.
Soy fanático del Osasuna de Pamplona, pero entre los históricos, me apunto a los colchoneros, desde Peiró, Cuellar, Pablito Futre, Eulogio Martínez, el Cholo Simeone, hoy su entrenador, de manera que me encantaría que los italianos le den vuelta al resultado, pero si sobrevive el Atlético, tampoco es para lamentar.
De manera que pasaremos en Madrid una semana mirando, comentando y analizando fútbol de primer mundo y trataremos en esta Nota de dar seguimiento a las acciones, una oportunidad profesional dorada, pues no siempre se presenta un calendario tan generoso con tres duelos de alto voltaje en una misma ciudad.

[email protected]