Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 20 Noviembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

La semana anterior nos dio por analizar si el empate de Herediano con Liga Deportiva Alajuelense fue beneficioso para los florenses o para los manudos, como consecuencia de que en una inmensa mayoría de páginas deportivas se vio el resultado como beneficioso para la Liga y negativo para los discípulos de Javier Delgado.
Dijimos que el Alajuelense estaba obligado a ganar ese juego para atrapar en la cima a los florenses y quedar los rojinegros con un juego menos, lo que le abría de par en par las puertas de la clasificación automática a la siguiente fase.
También comentamos que el empate era favorable a los rojiamarillos, porque mantenían en su grupo todas las posiciones exactamente igual: la cima de la clasificación y la distancia de tres unidades con los erizos. Agregamos que Herediano ya tenía en su poder los tres puntos de diferencia que la Liga tenía que ganárselos a Carmelita en su siguiente partido y precisamente fue lo que los pupilos de Carlos Restrepo no pudieron lograr.
La prueba más evidente de que el 1-1 entre Herediano y Alajuelense fue negativo para la Liga, es el resultado de manudos y carmelos. Es sencillo deducir que Alajuelense no pudo capturar los tres puntos pendientes que ya Herediano había ganado antes de jugar contra los manudos.
Ya que vimos personalmente este par de juegos de la Liga, a fuerza de ser sinceros hemos notado a un equipo más suelto, más abierto tácticamente y más atrevido. Cualquier seguidor de la divisa rojinegra tendrá que notar el cambio en el fútbol del equipo en cuanto al movimiento en la cancha de jugadores como Kenny Cunningham, Pablo Gabas, Pablo Herrera, Roy Myrie y Víctor Núñez, que lucen mucho más sueltos y con mayor libertad de acción que en partidos anteriores.
Si bien es cierto no se han dado los resultados que Restrepo busca con estos cambios tácticos, quienes en su momento criticamos el mirar a un Alajuelense muy cerrado y científico, amarrado tácticamente por su mentor, hoy lo notamos distinto aunque los buenos resultados tampoco llegan.
Solo el hecho de que por diferentes razones, Restrepo no ha podido alinear a sus dos volantes de marca juntos, los dos Cristian, Montero y Oviedo, ha permitido mirar a una Liga más fluida, donde Cunningham juega por toda la cancha, no ocupa puesto fijo, igual Gabas, la presencia de Elías Palma ha sido gratificante; “Lula” de zaguero central es una réplica de Gabriel Badilla y debería seguir ahí, aunque repetimos, la Liga no alza vuelo porque tiene a cinco o seis jugadores que no juegan ni por asomo su mejor temporada, sobre todo en el centro de su ataque, donde Luis Lara y Winston Parks firman una deuda enorme.
Resumiendo: a pesar de que no gana, la Liga de los cuatro últimos juegos, nos luce mucho más suelta en lo táctico que la anterior.