Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 27 Septiembre, 2007

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

La mente es más poderosa que la pierna.
Un equipo de fútbol o un cuerpo técnico bloqueado mentalmente jamás va a poder funcionar con éxito.
Hace algunos días hice referencia a la crisis del Cartaginés, que es básicamente mental.
Los brumosos están bloqueados mentalmente desde hace rato, de manera que su reactivación futbolera no pasa por la destitución de su técnico y mucho menos con pedir la cabeza de su presidente Thelvin Cabezas, valga la redundancia.
Cartaginés tiene nómina suficiente para sobrevivir en el campeonato; es cierto que ha perdido valiosísimos jugadores; mi compañero Eduardo Baldares nos enseña una lista de 26 futbolistas de gran capacidad que el club de las brumas ha dejado ir por diferentes razones.
Va desde los porteros Wardy Alfaro y Carlos Díaz, hasta los atacantes y goleadores David Diach y Víctor Núñez.
Esa sangría inmisericorde de jugadores le impiden al Cartaginés armar procesos, retener buena planilla y desde luego aspirar al título. Sin embargo, con lo que hoy tiene el equipo de la Vieja Metrópoli, si se le compara con nóminas de clubes como San Carlos, Santos, Carmelita, Universidad e incluso Brujas, alcanza para darse cara a cara con ellos, ganar y perder contra ellos, pero no entrar a cada partido derrotado desde el vestuario por circunstancias, repito, más mentales que futbolísticas.
Donny Grant fue uno de los tres porteros de Guimaraes en la eliminatoria hacia el Mundial en Alemania; Andrés Sanabria ha estado en procesos de selecciones menores, lo mismo que Esteban Granados. A Richard Mahoney todavía se lo pelean los equipos grandes. Alexánder Castro es un futbolista con una técnica exquisita, desligado de la Liga por problemas personales pero nunca por falta de capacidad como jugador. Erick Marín acaba de ser seleccionado por Medford. Minor Díaz ha sido goleador en Herediano y Alajuelense.
Alcanza, claro que alcanza; debería alcanzar para poder sostener un resultado mínimo de 1-0 contra el Carmelita en el Fello Meza; debería alcanzar para derrotar a la UCR o por lo menos no dejar que los celestes, un equipo joven y menos experimentado que el brumoso, les pase por encima.
Lo que sucede es que el Cartaginés, igual que hoy el Alajuelense, están bloqueados mentalmente.
A los manudos se les ha hecho un mundo el asunto de la ausencia de un volante de creación; situación hasta ridícula cuando escuchamos a Jorge Valdano afirmar que ese puesto específico ya ni existe en el fútbol moderno.
Desde que empezó esa historia de que la Liga no tiene un volante creativo, se fue construyendo una bola de nieve que ha terminado por pasarles por encima no solo a sus jugadores, sino a su entrenador Carlos Restrepo, quien al igual que Ronald Mora en su momento, luce bloqueado en su intento de darle aire a un Alajuelense que también, por la nómina con la que cuenta, alcanza para pasearse sobrado en la cima de la clasificación.