Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 19 septiembre, 2017


El nuevo técnico de Guadalupe conoce su oficio

Y Erick Marín se resbaló en la pista de patinaje en que se convirtió la grama del Ricardo Saprissa, cuando cayó el aguacero y a Jonathan Moya le quedó riquísima la pelota para rematarla a los cordeles.
Gol del Saprissa, triunfo del Saprissa en la reactivada “Saprihora” y castigo duro y severo para un heroico equipo guadalupano que se atrincheró con un hombre menos toda la segunda parte para defender el empate.
Quiero aplaudir el comportamiento del nuevo técnico de Guadalupe, Antonio Abassolo. Por las decisiones que ordenó en este juego, mandó claro mensaje de que conoce su oficio.
Su primera gran decisión fue sacar del terreno de juego a Steve Garita en el minuto 38. Al exdefensor de la Liga le tocó bailar con el más “feo”, Daniel Colindres y como solo agarrándolo se le detiene, el guadalupano lo sujetó en una corrida y vio la “amarilla”. Si sigue jugando lo expulsan. Don Antonio lo sacó y entró Andrey Mora para evitar que su equipo se quedara con un hombre menos, pero siete minutos después, la drástica expulsión de Lautaro Ayala dejó las cosas como el entrenador de Guadalupe no quería.
Lógicamente en el segundo tiempo, Saprissa con un hombre más se le fue encima a su rival y el gol anduvo por todas partes y rincones pero no entraba. El juego se desarrollaba solo en la mitad del campo defendido por Guadalupe.
Entonces, Abassolo tomó otra gran decisión. En el minuto 74 sacó al defensa Kevin Vega y metió al atacante Daniel Quirós, lo que obligó a los centrales morados Cascante y Moura a quedarse atrás.
Es más, de no ser por la “buchonada” de Aldo Magaña, el goleador guadalupano, bien pudo el equipo abrir la cuenta en un contraataque que dejó solo y descubierto al pequeño Daniel frente al portero Kevin Briceño, pero Magaña muy individual, no le pasó el balón y prefirió rematarlo él de forma incómoda y con la marca de Cascante encima.
Pocos minutos después, el mismo Quirós envió un bólido alto que obligó a Briceño a gran intervención, prueba del acierto del estratega de meter al popular Daniel “El Travieso”, pequeño goleador de cuna chuchequera.
Pero en fin, reconocer que Saprissa no se cansó de atacar y atacar en busca del gol, se presentó el clásico juego del gato y el ratón, solo que con un ratón muy travieso y cuando el 0-0 se hacía gigante, llegó, no el apagón de Yuri, sino el resbalón de Marín y ¡zas!, gol y triunfo del Saprissa.

[email protected]