Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 7 Septiembre, 2017

Navas sostuvo el resultado y Ureña dictó justicia

México es un equipazo y específicamente sus hombres de línea de ataque “meten miedo”.
En zona de Concacaf pocos seleccionados pueden presentar una línea de metralla con “Chicharito” Hernández, Carlos Vela, Hirving Lozano, Jesús Corona, Uribe Peralta, Raúl Jiménez, Jurgen Damm y Orbelín Pineda, entre otros.
Por eso la defensa de Costa Rica pasó tantos problemas para evitar que Keylor Navas tuviera trabajo extra la noche del martes. Solo enfrentar al “Chucky” Lozano es un dilema.
Sentimos entonces, sentados en el palco de prensa del Estadio Nacional, que después del 1-0 a favor de México, el juego se le iba a la Selección Nacional en un tramo del partido en que Óscar Ramírez sacó a Bryan Oviedo y Cristian Bolaños, mientras su colega Juan Carlos Osorio metía a Corona y Vela. Fue más o menos entre los minutos 58 y 75.
Costa Rica se desordenó tácticamente, el equipo se le perdió al “Macho” y se presentaron fisuras en la zona izquierda de la defensa, donde se improvisó a Wallace. Por dicha Navas le negó el gol a Coronas, pero se olfateaba un 2-0 en lugar de un 1-1.
Fue cuando el cuerpo técnico de la Tricolor le dio un vuelco al desarrollo del juego con el ingreso de Daniel Colindres en el minuto 73.
Costa Rica se reacomodó con un 4-3-3 y a puro corazón embistió por el empate.
Gamboa, Waston, Acosta y Calvo pasaron a línea de cuatro; Wallace, Celso y Ruiz en la cintura; Johan Venegas se abrió por la derecha del ataque, Ureña al centro y Colindres a pie cambiado en su zona predilecta.
El colombiano Osorio reaccionó a las variantes de su colega Ramírez y metió a un gigante de casi dos metros en la zona central de la defensa: César Montes (19), pero ya era tarde. El impulso que le dio Colindres al ataque, el respaldo masivo de la afición, la sangre y el coraje del equipo de todos se fue por el empate. Memo Ochoa se creció para desviar metralla de Ureña y Colindres, pero no pudo, a pesar de su vuelo de halcón a la derecha, cortar el bólido de Marquitos en el minuto 83, que le puso justicia al partido.
El empate con México posterga la fiesta de la clasificación, prácticamente nuestra. Tocará celebrarla entonces, ante las heridas huestes de Jorge Luis Pinto el viernes 6 de octubre.
[email protected]