Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 16 noviembre, 2016


La convocatoria a la Selección Nacional, un premio justo para Leo

Leonardo González es un futbolista ejemplar.
Su convocatoria a la Selección Nacional de parte del cuerpo técnico es la cereza al pastel de su brillante carrera deportiva. No importa si juega o no juega, si es efímero o continuo.
Igual a como hoy luce su peinado, con “rayita” a un costado y copete, que fue como debutó en el carril izquierdo del Club Sport Herediano, idéntica ha sido su carrera. A Leo no lo deslumbraron las luces y los focos de la fama y el dinero. Nunca le interesaron las modas ni la superficialidad.
Jamás se me va a olvidar como periodista deportivo, el día que firmó un buen contrato con la dirigencia del Team y dijo públicamente, que el dinero lo utilizaría para ayudar a sus padres que trabajaban duro en una pulpería en los barrios del oeste de la capital.
Fue un defensa izquierdo típico, de esos que se van extinguiendo, alto, delgado, zurdo natural, al mejor estilo del que fuera el mejor del mundo en esa posición, el mítico Paolo Maldini. Desde luego que cuando el fútbol se modernizó y los técnicos tuvieron que recurrir a jugadores polifuncionales, la estatura de Leo le permitió jugar también sin ninguna dificultad como defensor central por la izquierda, una posición en que lo ha utilizado en las últimas fechas, Hernán Medford en el campeón Herediano.
Futbolista sano, humilde, ejemplar, nada le cambió su gratificante personalidad, ni los dólares de la MLS, ni ser mundialista en Alemania 2006, ni ser estrella del Seattle Sounders por siete temporadas.
Cuando terminó su largo reinado en el fútbol estadounidense, regresó a su querido Herediano idéntico a como se fue: con su peinado de “güila” y su número 12 en el dorsal del uniforme.
Nada de cortes de pelo estilo cerote, ni cuerpo tatuado, ni máquina cero por los costados. El mismo Leo que se fue a la MLS hace tantos años, volvió al Team con el profesionalismo, la humildad y la paciencia que lo han caracterizado siempre y esperó la oportunidad de jugar.
Hernán Medford lo archivó y lo reactivó con igual intensidad, pero Leonardo ha sido estelar del Team en los grandes momentos, lo es hoy cuando juega como central al lado de Johnny Acosta y Pablo Salazar y esta última etapa de regularidad lo llevó a su cita con la Selección Nacional, convocatoria que el espigado zaguero consideró un premio a su larga trayectoria pronto a llegar a un final feliz.