Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


No se asuste, depreciación es típica de la época

Fabio Parreaguirre [email protected] | Jueves 31 diciembre, 2015

No se preocupe por la subida en el tipo de cambio de estos días, en enero volverá a tener poca volatilidad, incluso tenderá a bajar. Shutterstock/La República


El tipo de cambio se ha movido hacia arriba ¢6 en lo que llevamos de mes, pero esto no debe ser una angustia o felicidad para los que viven pendientes de los movimientos de la moneda.
Debido a la reducción de los volúmenes operados en el mercado mayorista Monex por las vacaciones, es que se producen estas subidas típicas de finales de año.
La diferencia primordial para este 2015 es que tal vez comenzaron pronto, ya que el movimiento se inició desde mediados de diciembre cuando la costumbre era observarlo luego de Navidad.
Las razones pueden ser varias, entre ellas el anuncio de aumento de tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos de mediados de mes.
“El aumento de la Fed puede explicar parcialmente este comportamiento pues hemos observado que algunos inversionistas están migrando parte de sus portafolios de inversión de colones a dólares”, explica Vidal Villalobos, gerente de Estudios Económicos de Scotiabank.
Por otro lado, el anuncio de la paralización en la negociación con el Gobierno de China para la colocación de bonos locales ha levantado las perspectivas de reducción relativa de la oferta de dólares para el año entrante, indica el especialista.
Asimismo, en algunos días del mes ha sido notoria la participación del Banco Central aunque en las últimas jornadas la oferta ha sido más generalizada que la demanda.
“Los mayores días de flujo de divisas son los lunes y viernes. Por ello esperamos que el 4 de enero tengamos una normalización en la operativa del mercado y una regularización en el comportamiento del dólar”, explica Villalobos.
Este comportamiento de volatilidad en el mercado es algo que no se espera para inicios de año, en especial en el primer semestre.
La gran disponibilidad de dólares por medio de las reservas del Banco Central (más de $8 mil millones) hacen que la autoridad monetaria tenga mucho “colchón” para manejar depreciaciones o apreciaciones violentas.
Además habrá que esperar a ver qué nos trae el Programa Macroeconómico que debe presentar el Central a finales de enero, lo más posible es que habrá un nuevo fortalecimiento del programa de compra de divisas.