Enviar
Plan para regular actividad fue presentado hace una década al Congreso pero no ha sido aprobado
Negocio de franquicias sin legislación en Costa Rica
Nueva asociación creará Código Etico para autorregular actividad mientras se aprueba ley

Proteger al franquiciado y al franquiciador, eso es lo que quiere hacer la Asociación Costarricense de Franquicias (Acofra) con la creación de un Código Etico que autorregule un sector que se encuentra, hoy por hoy, en el limbo legal.
Este sería el primer paso, para una posterior propuesta de ley en la Asamblea Legislativa, aunque todavía no han puesto ningún plazo para ello.
Hace aproximadamente una década entró en corriente legislativa un proyecto de ley que hoy “duerme el sueño de los justos”, dijo Adrián Bonilla, abogado conocedor del sector.
“Cuando uno entra a hacer gastos tan elevados como los que se necesitan para una franquicia, es importante que exista una regulación”, comentó Bonilla. De lo contrario, tanto el que la vende como el que la compra (en especial este segundo), se exponen a un factor de riesgo importante.
Esa inseguridad podría propiciar que se frene el crecimiento del sector que hoy se está dando en nuestro país.
En América Latina, apenas México y Brasil cuentan con una ley de franquicias, y Argentina tiene el proyecto. “Muy probablemente habrá que impulsar el proyecto, pero antes tendremos que autorregularnos, esa es la prioridad”, explicó a LA REPUBLICA Aparicio Cordero, presidente de la recién nacida Acofra.
El segundo paso, tras la creación del Código Etico, que debería ser presentado dentro del primer trimestre del año, será trabajar en la inclusión del Estado en alguno de los convenios internacionales que regulan este campo.
Existe una legislación internacional, diversos convenios que podrían facilitar una mayor seguridad jurídica, pero tampoco Costa Rica ha suscrito ninguno de ellos.
“Por ahí vamos a trabajar”, dijo Cordero. El presidente de Acofra pretende incluirla dentro de la asociación mundial del sector.
“Hoy, para firmar los contratos, tenemos que hacer un combo con las leyes del país”, expresó Cordero. Este sistema no es lo ideal, ya que una ley propiciaría “un mayor desarrollo de nuestro mercado”.
Esta regularía a las franquicias en aspectos como la calidad o la información pública de la empresa. En definitiva, transparencia.
De esta manera se evitarían estafas que se han dado en otros países relacionadas con el sistema de franquiciado.
Con el Código de Etica que Acofra pretende poner en marcha en los próximos meses, se paliaría solo en parte la situación. Lo que ocurre es que será de adhesión voluntaria. Es
te texto aportará la Circular de Oferta de Franquicia (COF, hoy no exigida en Costa Rica, y que muestra el historial financiero o los conflictos legales pendientes), o normativas sobre consultores en franquicias, así como demostrar la solvencia económica de los negocios potencialmente franquiciables.
El principal problema para que una ley no salga adelante es “el desconocimiento de los políticos”, aseveró Bonilla, dado que “no entienden la relevancia del tema”.
Más moderado se mostró Cordero: “Mientras seamos chiquitos, no nos tomarán en cuenta”. Acorde con los datos de Acofra, solo hay 14 franquicias nacionales, de las que apenas cuatro han salido fuera de nuestras fronteras.

Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios