Enviar
Proyecto de explotación de oro podría volver a operar
Mina de Bellavista intenta revivir
Empresa cerró operaciones en 2007 por daños ambientales generados en Miramar
Casi cuatro años después de que declararan el cese de operaciones, los propietarios de la concesión de la Mina Bellavista, localizada en Miramar, Puntarenas, intentan reactivar su explotación.
La actividad en el sitio fue declarada de alto riesgo en octubre de 2007, por expertos que evaluaron los deslaves en el cerro que era explotado, y en las lagunas de residuos.
No obstante, una solicitud para que se otorgue la viabilidad ambiental al nuevo proyecto fue presentada por la concesionaria Metales Procesados hace dos semanas ante la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), la cual evalúa los documentos aportados para emitir un criterio en los próximos días.
Con base en las consideraciones de Setena, será la Dirección de Geología y Minas la que emita un criterio definitivo sobre la reapertura de la explotación minera, o bien la que mantenga suspendida la concesión otorgada hace más de 30 años.
“Esa es una concesión autorizada y está vigente, solo que tiene una suspensión por las circunstancias que se presentaron en el sitio, en 2007. Si Setena otorga la viabilidad, entonces examinaremos el sitio y valoraremos si hay que señalar alguna limitación para que se reactive el proyecto”, explicó José Francisco Castro, director general de Geología y Minas.
Durante los meses de invierno y al menos una cada mes en verano, Geología y Minas hace una visita al sitio concesionado desde lo ocurrido hace cuatro años.
Precisamente amparados en que la concesión ya había sido otorgada, los representantes de la mina intentarán obviar el decreto ejecutivo que estableció una moratoria para la minería de oro, firmado y publicado como primera acción de la actual administración.
“Este gobierno se ha declarado en contra de la minería de oro, pero no del impulso a la actividad productiva. Si una empresa prueba que puede hacer bien las cosas, y los técnicos lo corroboran, entonces hay que respetar el marco legal que rige el quehacer del país”, afirmó Andrei Bourrouet, secretario general de la Setena.
Ante las autoridades municipales del cantón de Montes de Oro, donde se ubican los terrenos que albergan la concesión minera, la noticia de que esta podría reactivarse causó revuelo.
A pesar de las bondades que podría significar en cuanto a revitalizar la actividad en la mina, el potencial daño que podría acarrear las mantiene escépticas.
“Si esta gente piensa volver a funcionar con el esquema viejo, el que enterró la explotación y hasta una laguna, mientras yo sea alcalde no lo va a lograr. No importa que en su momento hubieran generado hasta 500 empleos; ese tipo de desarrollo no nos interesa”, adujo Alvaro Jiménez, alcalde de Montes de Oro.

Ernesto Villalobos
[email protected]


Ver comentarios