Miles de medicamentos de la Caja terminan en la basura
Gustavo Sáenz, de Ucimed; Andrés Leñero, de Geocycle, y Bivian Pereira, de Farmacias Fischel, participan en la iniciativa de recolección de medicamentos. Esteban Monge/La República
Enviar

Asegurados retiran recetas y no usan los fármacos

Miles de medicamentos de la Caja terminan en la basura

Farmacias Fischel recibirán medicinas que no necesite

Las farmacias de clínicas y hospitales de la Caja despachan al año miles de medicamentos que terminan en la basura por falta de uso de los asegurados.

201408222322260.n22.jpg
Para este año, la Caja presupuestó ¢110 mil millones para la compra de medicamentos y está realizando campañas para evitar el desperdicio. No obstante, la población no escarmienta.
En la última campaña de recolección de medicamentos se encontraron 80 mil productos vencidos, de los cuales el 63% era tabletas y de ellas un 60% provenía de la Caja.
Los antidepresivos y los fármacos para el control del colesterol se encuentran entre los mayores derroches.
La Universidad de Ciencias Médicas (Ucimed), Farmacias Fischel, y la empresa Geocycle están a cargo de la iniciativa.
Los resultados del estudio no son alentadores si se toma en cuenta que el despacho de medicamentos creció un 230% entre 1990 y 2012.
Si bien, muchos de los fármacos no son valorados por la población, hay otras personas como pacientes hipertensos, diabéticos, cardiópatas, con cáncer, esclerosis y trasplantados, que aprovechan el tratamiento ofrecido por el Seguro Social, que en la mayoría de los casos no pueden ser costeados.
El tema no es ajeno al sector privado. Se estima que un 40% de los desperdicios es de productos despachados fuera de la Caja.
Estos se compran en las farmacias o son retirados por un médico generalmente como muestra.
“La cuantificación del gasto se planea realizar en una próxima etapa. De momento, se trata de planificar una campaña de educación masiva para sensibilizar a la población”, dijo Gustavo Sáenz, de Ucimed.
Un aspecto preocupante es que un 56% de los medicamentos se almacena en lugares no aptos, como la cocina y el baño.
Acumular estas medicinas y luego ingerirlas generaría un choque en el tratamiento de pacientes con enfermedades cardiovasculares o metabolicas.
La segunda jornada de recolección se realizará este fin de semana en las farmacias Fischel, donde las personas pueden llevar los medicamentos vencidos.
Los productos luego se trasladan a la planta de Holcim, donde se destruyen a través de las políticas de Geocycle.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica

 



Ver comentarios