Enviar
Miles marchan por ayuda alimentaria en Guatemala

Guatemala
EFE

Más de 10 mil indígenas y campesinos guatemaltecos, según los organizadores de la marcha, se manifestaron ayer para demandar al gobierno del presidente Álvaro Colom ayuda para producir granos básicos y conseguir seguridad alimentaria.
Los manifestantes, que llegaron a la capital guatemalteca desde diferentes puntos del país, muchos de ellos acompañados de sus esposas e hijos, marcharon por las principales calles de la ciudad hasta llegar a las sedes del Parlamento y de la Casa Presidencial.
Juan Tiney, máximo líder de la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC), organizadora de la protesta, dijo a Efe que el objetivo de la marcha es demandar al gobierno una inversión de 80 millones de quetzales (unos $10,79 millones) para la producción de granos básicos, porque los indígenas “se están muriendo de hambre”.
Con esos recursos pretenden financiar el alquiler de tierras para unos 31.900 campesinos que viven en extrema pobreza, así como otorgarles un subsidio que les permita producir granos básicos para alimentar a sus familias.
Los campesinos también exigen que el gobierno les condone a unas 3.350 familias una deuda adquirida años atrás en la compra de 32 fincas, la cual asciende a 116 millones de quetzales (unos $15,4 millones).
Debido a la crisis económica que enfrenta el país “es imposible pagarla” a los acreedores, dijeron.
“Exigimos que cumpla con sus promesas y que modifique su política porque ya no se soporta el hambre. Varias familias están retirando a sus hijos de las escuelas” debido a la crisis económica, añadió Tiney.
El dirigente señaló que la marcha no es para conocer si los ofrecimientos del gobierno son ahora viables o inviables, sino para “recibir respuestas” y advirtió que de lo contrario, adoptarán “medidas más drásticas”.
El dirigente hacía referencia a las declaraciones dadas ayer por presidente Colom, quien reconoció ante la prensa que las promesas hechas meses atrás a los campesinos por el anterior ministro de Agricultura Raúl Robles “son inviables financieramente”.


Traición

El gobierno de Colombia acusó ayer de “traición a la patria” a los militares que filtraron el vídeo de la operación del 2 de julio en la que se rescató a quince secuestrados de la guerrilla de las FARC.
El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, declaró a los periodistas que los responsables de filtrar el material audiovisual, difundido la noche del lunes por un canal privado de televisión, ya fueron localizados y serán sancionados por poner en peligro la vida del personal que participó en la operación militar.
Santos se disculpó de nuevo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) porque los militares que participaron en la operación “Jaque”, utilizaron el emblema de esa organización.
El funcionario indicó que los autores de la filtración incurrieron en un “acto de deslealtad, posible corrupción” que “podría constituir traición a la patria”.
También se disculpó con los medios de comunicación por la entrega del material al canal RCN Televisión, que lo tuvo en exclusiva.
“Ya sabemos quiénes son los responsables (...) Ofrecemos disculpas por este uso indebido del logo” de la Cruz Roja, señaló el ministro en San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare, en el sur del país.
Precisamente en esta región fueron rescatados los quince rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos la ex candidata presidencial Ingris Betancourt, los consultores estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, así como once militares y policías.
Ver comentarios