Enviar
Empresas estatales desarrollarían proyectos propios o en alianza con el ICE
Mercado energético local se cotiza en el exterior
Presidenta Chinchilla presentó ayer al Congreso su proyecto para la apertura eléctrica

Aún no se abren las puertas del mercado energético nacional y firmas de tres naciones ya muestran su interés en entrar al país.
Se trata de compañías estatales de Noruega y Brasil, así como empresas públicas y privadas de China.
Estas firmas estarían interesadas en desarrollar iniciativas de generación de electricidad limpia propias o bien en alianza con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
“El ICE está considerando la posibilidad de alianzas estratégicas, entre las cuales puede caber una alianza con empresas de China. También hemos recibido manifestaciones de interés para arribar al país por parte de empresas estatales de Noruega y Brasil”, manifestó Teófilo de la Torre, ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones.
De darse alianzas con el ICE, la idea es que en conjunto financien alguno de los tres megaproyectos hidroeléctricos: Reventazón, Diquis y Savegre, los cuales requieren una inversión cercana a $4 mil millones.
“Cabe la posibilidad de realizar una alianza con empresas de producción eléctrica de China, pero tendrán que participar en las licitaciones que el ICE lleve a cabo en los próximos meses. Con la apertura del mercado de telecomunicaciones se le da al Instituto la libertad para aliarse con firmas locales o extranjeras, tanto nacionales como internacionales; por lo que no habría ningún problema para llevar a cabo estos lazos estratégicos”, añadió el Ministro.
Si bien De la Torre no mencionó el nombre de las compañías estatales que mostraron interés, en el caso de Noruega, ese gobierno solo tiene una compañía productora de energía, se trata de Statkraft, el tercer productor más grande en la región nórdica y el segundo de Europa, en cuanto a energías renovables.
En el caso de Brasil, sobresale la firma Electrobras, un conglomerado de compañías de generación y distribución de electricidad gubernamentales, que tiene capacidad de producción de casi 40 mil megavatios y cerca de 60 mil kilómetros de líneas de transmisión. Sin embargo, esta empresa no ha confirmado su intención de arribar al país.
De momento, ayer la presidenta Laura Chinchilla envió a la corriente legislativa su propuesta para abrir el mercado energético nacional.
Su proyecto contempla una apertura solo en la producción de electricidad, mas no en la comercialización, pues la intención es que esa tarea continúe en manos del ICE y las otros siete empresas o cooperativas que ofrecen este servicio actualmente.
Asimismo, solo planea darles a los nuevos competidores el 35% del mercado nacional y no hay límites para el tamaño de los proyectos que se desarrollen.
Para abastecer la demanda en la próxima década el país requiere duplicar su producción, lo que es igual a decir que necesitará instalar 2.400 megavatios adicionales. Esa tarea representaría una inversión estimada en $9 mil millones.
De igual forma, las cooperativas presentaron ayer un proyecto de ley, por lo cual se espera que ese texto también sea tema de discusión entre los diputados en los próximos días.
Si bien el mercado energético podría abrirse en los próximos meses con la aprobación de una de las propuestas que existen, la apertura como tal tardaría entres 18 y 24 meses, tiempo que requiere el Poder Ejecutivo para crear los nuevos reglamentos e instituciones reguladoras.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios