Mercado bursátil interno sería salvavidas del Gobierno
“Las decisiones tomadas han hecho que la población no perciba los peligros que enfrentamos, porque esta crisis ha ocurrido ha pesar de nuestras intervenciones con distintos indicadores”, manifestó el presidente Solís. Gerson Vargas/La República.
Enviar

El mercado bursátil nacional se convertiría en el salvavidas del Gobierno, para apaciguar la denominada crisis de liquidez, ante la ausencia de medidas para sanear las finanzas públicas y la complejidad de atraer inversionistas extranjeros.

Captar capital a través de este instrumento es la manera más conveniente para el país, ya que el puesto de bolsa fue creado para facilitar la transacción de títulos de deuda, especialmente bonos, de una manera transparente.

Además, el Gobierno se encuentra atado de manos para conseguir inversores extranjeros, pues la Asamblea Legislativa no le dio el aval para ello. 

Se requiere captar por lo menos ¢1,1 billones en lo que resta del año, para ordenar las finanzas estatales; ese capital provendría de inversionistas privados o empresas públicas, que coticen en la bolsa.

A la fecha, Hacienda ha recaudado de esa fuente unos ¢226 mil millones, equivalente a poco más del 20% de la meta.

“El mercado interno tiene la capacidad de financiar al Gobierno; pero lo más importante es que la compra y venta de los títulos se haga de una manera más ágil, así se diversifica la base de clientes, incrementa la cantidad de instrumentos financieros presentes y se invierte en un ambiente comercial atractivo”, explicó Luis Diego Herrera, economista de Acobo.

Con estas acciones, los inversionistas tendrán mayor libertad para mover sus activos y para el Gobierno implica facilidades para acceder a un mayor nivel de liquidez.

El daño colateral es que el Banco Central deberá ajustar las tasas de interés al alza, para hacerlas atractivas y rentables para los compradores, lo que repercutirá en los deudores en colones, quienes sentirán presión para el pago de sus préstamos o intereses en esta moneda.

“Ya se han visto los efectos en la tasa básica pasiva y vislumbramos más crecimiento porque el Gobierno busca mejorar la rentabilidad de los bonos que ofrece; mientras no pueda negociar eurobonos, como lo hizo en la pasada administración, esta es su mejor alternativa”, aportó Jorge Patiño, corredor de bolsa.

Otra de las opciones que maneja actualmente el Estado es la derogación de una ley que grava a los inversionistas con residencia en el extranjero hasta con un 15% de los intereses que generen en el país.

“Esta medida sería útil para atraer mayor capital extranjero, aunque será todo un reto para lo que resta de esta administración y la venidera, pues la Asamblea Legislativa se encuentra bastante fraccionada”, comentó Mauricio Hernández, gerente general de Prival.

Mientras esto ocurre, el Gobierno anunció austeridad en el crecimiento para el presupuesto de 2018, buscando paliar esta problemática.

“Priorizaremos los gastos del Estado: deuda, salarios y pensiones del Gobierno central; posteriormente transferencias y obligaciones sociales, en orden de importancia y según la liquidez disponible”, comentó el Presidente. 

 



Ver comentarios