Momento de crisis fiscal para el Gobierno
Luis Guillermo Solís, presentó anocheuna serie de medidas. Archivo/La República
Enviar

Debido a problemas de liquidez que afrontaría el Gobierno en los próximos meses, el presidente Luis Guillermo Solís, presentó ayer por la noche una serie de medidas para socavar esta problemática que es algo que se arrastra por el problema del déficit fiscal.
Las medidas son relativamente conocidas, en las menos populares -afirma el presidente- está que nuevamente convocan los proyectos del impuesto que cambiaría el general sobre las ventas, en un nuevo al Valor Agregado.


Asimismo, estaría enviando el proyecto de ley para reformar el impuesto sobre la renta y que este tenga nuevos alcances.
Con ambos, el Gobierno espera traer más recursos, ya que ampliaría la base de los contribuyentes, asimismo estaría ajustando los porcentajes en el cobro de ambos impuestos, con lo que ayudaría a bajar el déficit.
“Mi Gobierno está dispuesto a impulsar los impuestos imprescindibles, a limitar el crecimiento del gasto aún más y priorizar el pago de sus obligaciones de forma puntual de manera que no se ven afectados usted amigos y amigas, y sus familias. Sabemos que estas no son decisiones populares, pero estamos dispuestos a impulsarlas y defenderlas como acto de alta responsabilidad fiscal”, indicó Solís en su cadena de anoche.
Asimismo, el Presidente firmó un decreto en el que ordenó a la Tesorería Nacional a priorizar los pagos del estado, poniendo en orden de prelación las cancelaciones.
De tal manera, la tesorería pagaría primero la deuda pública, los salarios, y pensiones del gobierno central y luego hasta que la liquidez lo permita el resto de las transferencias.
Otro punto que debería conocerse pronto es que espera enviar un presupuesto para el 2018 -debe presentar la primera semana de setiembre a la Asamblea – con cero crecimiento “en todos aquellos rubros que no tengan obligación legar para aumentar”.
El problema es que ya en el pasado, Hacienda ha confirmado que sólo tiene un rango de maniobra del 5% de todas las partidas presupuestarias, ya que el resto prácticamente tiene un mandato constitucional -como educación con el 8% del PIB- o legal – como el caso del PANI-.
Respecto a ingresos frescos, da luz verde al Ministerio de Hacienda para promover que inversionistas extranjeros vengan a comprar títulos de deuda interna, además derogó la ley para desincentivar el ingreso de capitales (creada en 2014).
La ley otorga al Banco Central la potestad de determinar la existencia de capitales especulativos y de aplicar una serie de medidas como el incremento de un 8% a un 33% de un impuesto a las remesas al exterior, cuando lo considere necesario.
Además, los inversionistas extranjeros deberán realizar un depósito del 25% del capital que vayan a invertir en títulos valores en Costa Rica, lo cual ahora queda derogado.
Asimismo, se mandará a la Asamblea el proyecto para colocar deuda externamente, como ya sucedió en el gobierno de Laura Chinchilla y que permitió la emisión en cuatro años distintos la colocación de Eurobonos que trajo $4.000 millones al país.
Para muchos especialistas, al gobierno le “agarró tarde” y a pesar de que contó con prácticamente un buen consenso para atacar el déficit al inicio del periodo de esta administración, además de “vientos favorables” por la economía internacional, no tomó medidas concretas.

Acciones en resumen

Estas son las acciones puntuales que tomó el presidente Solís debido al problema de liquidez que afronta el Gobierno

 

  • Ordenó a la Tesorería Nacional priorizar los pagos del Estado, primero la deuda pública, los salarios y pensiones del Gobierno central, luego todo lo que la liquidez permita para hacerlos efectivos.
  • No habrá nuevas modificaciones presupuestarias mediante decreto que impliquen más gasto, cero solicitudes de nuevas compras o alquilares con recursos del presupuesto nacional, excepto aquellas destinadas a obras de infraestructura.
  • No a declaratorias de actividades de interés público que impliquen exoneraciones fiscales.
  • Presupuesto para el año 2018 con crecimiento cero en todos aquellos rubros que no tengan obligación legal para aumentar.
  • Convoca el proyecto de ley que transforma el Impuesto de Ventas en el Impuesto al Valor Agregado, así como el que reforma el Impuesto sobre la Renta.
  • Más alternativas de financiamiento entre inversionistas extranjeros que quieran comprar títulos en el país, mediante la derogatoria de la Ley para Desincentivar el Ingreso de Capitales.
  • Autorización para colocar deuda externamente (eurobonos).  


Preocupados

El anuncio del presidente asombra a muchos, este es el sentir de varios sectores y especialistas

Francisco Gamboa
Director Ejecutivo
Cámara de Industrias

La falta de liquidez señalada es una muestra más de la delicada y deteriorada situación de las finanzas públicas. Desde hace casi un año advertimos de las dimensiones que ha venido tomando la situación y planteamos a autoridades del Ejecutivo y legislativas, un documento de principios para la solución integral del problema, del lado de los gastos y también de la modernización de los impuestos, pero nada ha pasado, así como tampoco nada ha pasado desde hace años en cuanto a este tema. Si no hay un acuerdo político desde ya y también de las autoridades que asuman el Poder Ejecutivo y Legislativo en mayo, vamos totalmente en la ruta de la bancarrota del Gobierno, como la que han tenido varios países.   

Luis Diego Herrera
analista económico
Grupo Financiero Acobo

Las acciones para enfrentar los problemas de liquidez hoy comunicadas por el Poder Ejecutivo vienen a evidenciar la seriedad del tema fiscal en nuestro país, así como la necesidad de tomar medidas estructurales para mejorar la situación de las finanzas del Gobierno Central.
Aunque las acciones anunciadas son paliativas, son una mezcla entre reducción del gasto e incremento de los impuestos, lo que vendría a colaborar con el objetivo de sanear las cuentas fiscales.
Preocupa la propuesta de incrementar el endeudamiento externo sin realmente proponer medidas de mediano y largo plazo para atacar la situación fiscal, pues esto traería consigo vulnerabilidades a la economía nacional. Además, se deben tener los incentivos adecuados para atraer inversiones de personas no domiciliadas en el país con el objetivo de que adquieran deuda en el mercado local. También se debe mejorar el mismo, pues un adecuado funcionamiento del mercado bursátil colaboraría con el financiamiento del gobierno

Albino Vargas
Secretario General
ANEP


Al parecer el Gobierno la “está viendo fea” por estas fechas para poder honrar la serie de obligaciones financieras que su operatividad diaria le demanda. ¡Está teniendo problemas de liquidez!
Es decir, no estaría teniendo la suficiente plata, contante y sonante, para pagar salarios, para pagar a proveedores de bienes y de servicios que compra cotidianamente, para las transferencias de ley de todo tipo (como las que debe enviar a las universidades públicas), para pago de las pensiones con cargo al presupuesto nacional, para el envío de los fondos de los diversos programas de asistencia y apoyo social a las poblaciones más vulnerables (como lo que se ha hecho público en estos días en el caso de los beneficiarios del IMAS), etc.
A pesar de los gigantescos esfuerzos del señor Ministro de Hacienda, don Helio Fallas Venegas y su equipo de trabajo de más confianza, con el apoyo conscientemente cívico de la abrumadora mayoría del personal de esta cartera ministerial, para mejorar todos los mecanismos recaudatorios y atacar la evasión fiscal y tributaria, “la cobija no está dando lo suficiente” como para cubrir el amplio abanico de necesidades de todo tipo que en materia de fondos públicos, frescos y nuevos, requiere el Gobierno para funcionar.



 

Ver comentarios