Transferencias corrientes presionan el déficit fiscal
Las autoridades del Ministerio de Hacienda esperan que los diputados aprueben las reformas al IVA y a renta en un corto plazo.
Enviar

Las transferencias corrientes que realiza el Gobierno para educación, pensiones con cargo en el presupuesto y programas sociales alcanzaron los ¢800 mil millones durante el primer cuatrimestre de 2017; un 9,2% más que en el mismo periodo de 2016.

La cifra representa un incremento considerable, por cuanto a abril de 2016 el crecimiento había sido del 5,9% con respecto a 2015.

Estos gastos corrientes son destinos específicos constitucionales y legales, los cuales deben ser asignados con recursos del Presupuesto Nacional.

“Hay un alto porcentaje de los ingresos destinado a la cancelación de remuneraciones y transferencias y una inflexibilidad en el gasto. Además, se han creado partidas permanentes vía legislativa que afectan la situación de las finanzas públicas, en detrimento de la competitividad del país”, aseguró Luis Diego Herrera, economista de Grupo Financiero Acobo.

Mientras tanto, las remuneraciones, el otro gran rubro que determina el gasto, crecieron un 4,5% respecto a 2016.

Por su parte, el pago de los intereses de la deuda alcanzó un crecimiento del 10,1% respecto al año pasado, lo que significó el desembolso de ¢324 mil millones.

El déficit fiscal estimado para este año es del 5,9% según lo publicado por el Banco Central, aunque la cifra podría cambiar según como se siga desenvolviendo el gasto.

Este problema presiona otros indicadores económicos como la inflación, las tasas de interés y el tipo de cambio, por eso el Ministerio de Hacienda ha realizado múltiples peticiones a los diputados para que aprueben reformas fiscales propuestas como el IVA y el impuesto a la renta.



Ver comentarios