Churuco financiero se lo pasaron al déficit
Enviar

Las acciones tomadas por el Banco Central para disminuir la devaluación del colón, no solo trae efectos en el valor de la divisa, sino para toda la economía, en especial para las tasas de interés, el déficit y el accionar de Hacienda en los próximos meses.
El subir la Tasa de Política Monetaria (el pasado jueves llegó al 4%) como un instrumento para detener el alza en el tipo de cambio, transforma las expectativas del mercado, ya que se empieza a escuchar sobre la vuelta del premio por invertir en colones.


Esto presionará las tasas de interés, por ende, la captación de Hacienda, los pagos que se deben realizar de la deuda que no sea tasa fija, y el valor del déficit fiscal ya cercano al 6% de la producción nacional.

Tasas al alza: Primer problema para el déficit

Es un círculo vicioso, ya que la “madre de todos nuestros problemas” termina siempre siendo el déficit fiscal.
La primera decisión para frenar el alza en el mercado cambiario, que subía de forma acelerada este mes (¢30 por dólar del 1° de mayo al 24), fue la de subir por segunda vez en el mes la Tasa de Política Monetaria.
El jueves pasado, el Banco Central subió en 100 puntos base la TPM, con lo cual pasó al 4%, incluso significó el cuarto movimiento en el año, con un incremento acumulado de 2,25 puntos porcentuales.
Esto traerá un primer problema para el déficit, ya que Hacienda deberá ofrecer mayores tasas de interés en sus subastas, lo que incrementará el monto a pagar para financiar el problema financiero del país.
Así como incrementará la porción que se venza de la deuda en los próximos meses que no esté a tasa fija (aunque sea una minoría).
Ya hace una semana, la subasta de Hacienda fue mala, al recibir pocas ofertas por parte de los ahorrantes, quienes incluso pareciera que se anticiparon a la posibilidad de aumento de tasas, por el movimiento a inicios de mayo que ya había hecho el Banco Central de la TPM.

Mayor pago por tipo de cambio: Segundo problema

Sin importar que la tendencia del alza se frenara el jueves, la verdad es que de igual manera la devaluación de este mes significa un mayor pago para Hacienda en sus títulos denominados en dólares.
A pesar de que con solo el anuncio del jueves anterior por el Banco Central el tipo de cambio se revirtió bajando poco más de ¢7, pero al cierre del viernes ya la baja era de casi ¢14, cerrando en ¢581 por dólar, el monto por pagar para Hacienda crece, en comparación con lo que hubiera tenido que pagar si el dólar se hubiera mantenido en ¢565, como estaba a inicios de mes.
Lo que significa nuevamente un aumento en el déficit fiscal.

Ya se veía venir


Este problema de la devaluación era algo que se debía tener en el mapa por el Banco Central, en especial por los fundamentales que se venían en la economía nacional e internacional, como ya lo habíamos escrito en Inversionista.
La pregunta es: ¿Por qué no se tomó una decisión antes y se permitió que se perdieran tantas reservas internacionales?
Que este efecto de las expectativas cambiarias no se traduzca y afecte las expectativas inflacionarias y que con esto se comprometa la meta de inflación, es la dirección que esperamos, y que puedan ir cediendo a esas presiones inflacionarias, y así ir teniendo resultados, indicó Eduardo Prado, gerente del Banco Central en la conferencia de prensa del pasado jueves.
Por otro lado, el Central fue tajante en que los $1.000 millones de las reservas de que dispone y puso en la mesa, serán para intervenciones directas en el sistema cambiario.
“Para el que quiera dólares, ahí están los dólares, vengan por los $1.000 millones", dijo Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco Central, quien también aseguró que todo este problema lo hicieron los agentes económicos y no la autoridad monetaria.

 

MINIENTREVISTA

Édgar Ayales

Exministro de Hacienda

¿Ahora el problema se pasa al déficit?
Todo se traslada al déficit, y eso es imposible, el Gobierno está apostando a mantener todo estable y con un déficit del 6% del PIB eso no puede ser, la fuente de todos nuestros problemas se llama déficit fiscal y cada día se agrava más.
Eso va a hacer que explote este asunto pronto, ya sea en el tipo de cambio, en las tasas de interés en algún lado.

¿Se agota el tiempo de encontrar una solución fiscal?
Todo está vinculado al problema fiscal, el no encontrar una solución te agrava todas las variables de la economía y las soluciones al final terminan convirtiéndose en problemas que van al déficit.
El tener que financiar casi un 6% del PIB domésticamente y fundamentalmente del sector público, porque no creo que el sector privado esté comprando muchos bonos, porque el hambre ahorita son los dólares, que se les estén vendiendo a las empresas públicas financieras y no financieras sus títulos es peligroso, vos no podés llenar a estas empresas de títulos públicos.
Va a llegar el momento en el que no van a poder comprar más, se va a secar el mercado.

¿Veremos más problemas financieros pronto?
El problema estructural grave es el déficit, lo que pasa es que el impacto no es tan directo como para que la gente lo vea, como sucede con el tipo de cambio, pero este es un síntoma, no la causa, incluso que se da por otras razones.
Mientras exista el problema fiscal, y se tenga que sostener con deuda interna, esto va a distorsionar el mercado financiero y la solución ya es más que necesaria, con estos problemas que se dan, la gente empieza a sentir los síntomas y cada vez se dará más cuenta de la necesidad inmediata que se tiene que hacer con una solución fiscal.


Movimientos de la Tasa de
Política Monetaria y reservas


Desde el pasado jueves, el Banco Central movió la TPM un 4%, esto buscando volver el premio de las tasas de interés en colones, para que los agentes dejen de buscar tanto el dólar para sus ahorros. Asimismo, insistió en que para los que “quieren dólares” tiene $1.000 millones sobre la mesa para ponerlos en el mercado y así reducir cualquier empuje en el tipo de cambio hacia arriba de forma abrupta en los próximos días.

201705281840420.530-recuadro.jpg

 


Ver comentarios