Enviar
Mediocre celebración militarista

• James Franco no tiene presencia escénica suficiente, para soportar el peso de este melodrama de propaganda


Cuando un país en guerra —como lo es actualmente Estados Unidos— produce películas de guerra, se trata usualmente de dos tipos: panfletos de propaganda, que invitan a enlistarse en el ejército, la marina o la aviación; o lo contrario, vibrantes legados pacifistas, que se oponen rotundamente a la idea de la guerra como medio para resolver disputas.
Desde la guerra de Vietnam, los filmes pertenecientes a la segunda categoría, habían tomado la ventaja. Hoy se vislumbra un cambio radical de tendencia, con el regreso de viejos patrones propagandísticos.
Aunque no insiste demasiado en lo retórico, “Peligros en el aire” es una obra de divulgación. Idealiza la vida castrense, pintándola como algo noble y privilegiado, que moldea las mejores cualidades del hombre y donde rigen sentimientos de lealtad, honor, coraje y patriotismo.
Para tal fin, los autores se remontan a los albores de la aviación, relatando las hazañas del Escuadrón Lafayette, integrado por pilotos norteamericanos quienes lucharon al lado de los franceses, durante la Primera Guerra Mundial.
Es el año 1916 y seis nuevos reclutas se unen al equipo: entre ellos destaca Blaine Rowlings, un vaquero oriundo de Texas, encarnado por el joven, apuesto e inerte James Franco. Este sigue demostrando que no tiene presencia escénica suficiente para soportar el peso de una película entera.
Un fondo de hipocresía caracteriza amplias porciones de este relato de heroísmo con matices de melodrama. Presenta a la protagonista femenina como una prostituta, para luego retirar lo dicho y revelar que ella es una campesina inocente. Es éste el tipo de manipulación que no sería nada extraño encontrar en un culebrón televisivo; aquí, desentona netamente con el resto de la historia.
En pos de un ciego triunfalismo, se echan a perder las oportunidades para causar emociones genuinas. Véase la forma pedestre en que se muestra lo que debieron sentir los personajes principales, al volar por primera vez.
Lo que sí cabe señalar es la presencia de excelentes secuencias de combate aéreo. Estas no superan —bajo ningún punto de vista— el impacto espectacular de clásicos de antaño como “Los ángeles del infierno” (1930), de Howard Hughes, pero aun así poseen una carga de dinamismo indiscutible, obtenida mediante una acertada mezcla de tomas reales y efectos digitales.
Excesivamente prolija, morosa en su desarrollo y privada de fuerza épica, “Peligro en el aire” no alcanza la grandiosidad necesaria para concretar algo más que un mediocre instrumento de celebración militarista.

Peligro en el aire
(Flyboys)

Dirección: Tony Bill.
Reparto: James Franco, Jean Reno, Martin Henderson, Jennifer Decker.
Duración: 2:20.
Origen: Francia-EE.UU. 2006.

Calificación: 5
Ver comentarios