Médicos urgen aplicación temprana de la insulina
Enviar

La insulina degludec, un tipo más moderno de esta sustancia, comenzará a comercializarse en el país a partir de diciembre, por la empresa Novo Nordisk, bajo la marca Triseba.
Esta alternativa es parte de los nuevos dispositivos que buscan estimular, tanto en el paciente como en su médico, la iniciación temprana en el uso de esta sustancia.


El medicamento ofrece la ventaja de que reduce a más de la mitad el riesgo de hipoglucemia nocturna o bajonazo de azúcar, y su efecto se prolonga hasta por 40 horas, a diferencia de las insulinas actuales que solo alcanzan las 25 horas.
Los dispositivos son fáciles de transportar, no requieren refrigeración y las agujas son tan finas que el paciente no experimenta dolor alguno.
El 40% de los diabéticos no logra un buen control de la enfermedad, sin embargo, su iniciación con insulina es tardía, lo que agrava los riesgos de ceguera, insuficiencia renal y amputaciones.
Durante el Día Mundial de la Diabetes, celebrado este sábado 14 de noviembre, médicos alertaron sobre la necesidad de que la insulina sea aplicada de forma precoz para minimizar tales complicaciones.
“Se comete el error de mantener por muchos años al paciente con varios tratamientos a base de pastillas para evitar la insulina, quizá porque lo ven como algo que requiere más tiempo, recursos o que no es tan fácil de manejar”, dijo la endocrinóloga Sonia Cerdas.
“Gracias a su larga duración permite aplicarse una vez al día y si al paciente se le olvidó o no le fue posible ponérsela, puede esperar hasta ocho horas sin problema. Además, se aplica a través de una moderna pluma precargada e indolora que actúa de la misma forma que la producida naturalmente”, señaló el doctor Guillermo González.
La diabetes es una enfermedad progresiva que elimina la capacidad del páncreas de producir la hormona. El paciente con diabetes que no mantiene sus niveles de glicemia bajo control, requiere la aplicación de insulina o de lo contrario, vasos sanguíneos dañarán sus ojos y riñones y afectarán su cerebro y piernas.
Se estima que a los dos años de evolución de la enfermedad, solo el 40% de los pacientes logra un control mediocre, en tanto que en los 15 años de padecerla, el control se reduce a un 20%.
En 2014, la diabetes causó 4,9 millones de muertes en el mundo, mientras que en Costa Rica se registraron 306 mil casos.
La enfermedad ha ido en aumento por los altos índices de obesidad y el sedentarismo en la población. Se estima que uno de cada diez costarricenses es diabético, en tanto que de cada cuatro con diabetes, uno desconoce serlo.
Para 2035, la proyección es que uno de cada seis adultos será diabético.
La única forma de prevenir esta enfermedad es realizando ejercicio y con una dieta sana y balanceada.

201511152301080.REC13.jpg

 


Ver comentarios