Enviar
Gravamen ampliado incluirá viviendas no vendidas y construcciones hoteleras
Más casas de lujo pagarán impuesto
Desarrolladores y hoteleros aseguran que la medida es un desincentivo a la economía

La ley de impuestos a las casas de lujo también grava los inmuebles de los desarrolladores, aunque estén vacíos, así como las habitaciones hoteleras tipo villa, cuyo valor de construcción supere los ¢100 millones.
Eso lo dice una aclaración del Ministerio de Hacienda, y ya se está notificando a los dueños que deberán cancelar este tributo antes del 31 de diciembre.
La medida pretende recaudar unos ¢10 mil millones; no obstante, muchos empresarios están objetando el concepto, al asegurar que es una acción contraproducente para el país.
“Esto va a desestimular el mercado aún más. La actividad ya está un poco caída desde la crisis y ese tipo de casas es el que más ‘se pega’, es decir el que más cuesta vender”, explicó Eddy Barquero, corredor de Metro Cuadrado Bienes Raíces.
El sector inmobiliario ha tenido decrecimientos importantes desde 2009. La crisis ha afectado no solo a desarrolladores sino que ha hecho que muchos corredores de bienes raíces pasaran de ser sus propios jefes, a empleados ganando menos, dado el poco movimiento de la industria.
“En cuanto al impuesto, sí estoy de acuerdo en su aplicación (de hecho los compradores hoy en día solicitan estar al día con este tributo antes de finiquitar una compra en casas de lujo), en lo que no estoy de acuerdo es en aplicarlo a proyectos residenciales cuyas casas aún no están en venta. Esto es un fuerte impacto para las inmobiliarias”, cuestionó Walter Oses, director de mercadeo de la revista Estilos y Casas.
Lo mismo se aplica a los hoteles, cuando se trata de una habitación independiente tipo villa, cuyo valor es de ¢100 millones o más, sin importar la tasa de ocupación, lo cual encarecerá las tarifas pagadas por los visitantes.
Por su parte, los hoteleros están ejecutando acciones legales desde noviembre de 2009, que les permitan aclarar aún más el tema, dado que la recuperación económica del sector ha sido lenta, luego de la crisis.
“Asumimos un rol activo, en procura de hacer valer los derechos de nuestros afiliados, buscando las instancias que llevarán a aclarar lo más ampliamente posible el rango de afectación de esta ley”, dijo Pablo Solano, director de la Cámara Costarricense de Hoteles.
El espíritu de la ley fue gravar manifestaciones propias de riqueza de uso habitacional, y no actos empresariales como sucede en el caso de los hoteleros y desarrolladores, quienes ya pagan impuesto de renta por sus actividades, explica German Mora, experto en impuestos de la firma Deloitte.
Otra duda relacionada con el impuesto tiene que ver con la evasión. El año pasado el 70% de los dueños de casas de lujo no pagó ese impuesto, a pesar de que es uno de los que tienen la multa más alta en el país.
“Sin duda el fisco tendrá más control sobre el desarrollador, pero posiblemente enfrente mayor oposición, algo similar sucedió con el rubro hotelero”, dijo Gabriel Saragovia, corredor de bienes raíces.
Este impuesto fue creado para ayudar a la erradicación de tugurios y precarios, pero su impacto aún no ha sido el esperado por el fisco y por el Banco Hipotecario de la Vivienda, beneficiario de su recaudación.
“Creo que antes de buscar nuevos canales de ingresos, Tributación debe ver cómo reduce la evasión sobre aquellos existentes. Tiene que haber soluciones”, comentó Saragovia.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios