Enviar
Tasas de interés vuelven a los niveles de 2008
Más baratos los préstamos para vivienda
Se acelera colocación de créditos para casa

Mientras en enero de 2009 las tasas de interés para préstamos de vivienda en colones eran de 17% en bancos estatales y casi 19% en los privados, en setiembre de este año la banca pública está prestando al 10% y la privada al 14%.
Estas bajas tasas son similares a las de 2008 cuando el sistema bancario nacional colocó un monto récord en créditos de vivienda. Lo anterior constituye una oportunidad para quienes no se habían decidido para optar por un préstamo para compra de casa.
La baja en intereses ha acelerado la colocación de créditos de vivienda en 2011 y la competencia entre bancos dado que este nicho corresponde a cerca del 30% de los préstamos totales de las entidades. Aun así sigue siendo la banca estatal la que ofrece los mejores precios a sus clientes.
Por ejemplo, en un préstamo de ¢50 millones la cuota mensual a pagar en un banco estatal ronda los ¢400 mil, mientras en uno privado sería de unos ¢468 mil.
“En colones, los bancos estatales monopolizan la oferta del producto con tasas sumamente bajas, gracias a su fuerte disponibilidad de colones a un bajo costo producto de la administración de cuentas corrientes”, explica Hairo Rodríguez, subgerente de Banco Cathay.
La competencia en el nicho de colones entre bancos estatales ha creado una oferta de incentivos adicionales para captar más clientes, como el préstamo del 100% del valor de la vivienda, una tasa fija por un periodo definido, entre otros.
En dólares la historia era similar hasta enero de este año, cuando las tasas de nuevo convergieron y los bancos privados están prestando cerca de 1% más barato que los públicos.
Dada esa oferta con tasas en colones sumamente bajas por parte de los bancos estatales, “los bancos privados hemos tenido dificultad para competir en esa moneda y por eso nos hemos concentrado en los dólares, buscando ofrecer productos competitivos, financiados mediante captación local o a través de líneas de crédito internacionales de largo plazo con condiciones de tasas atractivas”, añadió Rodríguez.
Como ejemplo de lo anterior en INVERSIONISTA hemos informado de nuevas millonarias líneas de financiamiento otorgadas por entidades externas a los bancos General y Promerica, ambas dirigidas de manera específica al sector vivienda.
Actualmente, los bancos privados están prestando en dólares a una tasa más baja que los bancos públicos (8,35% privados y 9,28% los públicos) pero durante tres años, 2008, 2009 y 2010, las entidades privadas prestaban significativamente más caro que la banca estatal.
La baja de tasas en dólares se debe a que internacionalmente las tasas también han bajado y el panorama para que suban no es a corto plazo. Un punto positivo para los clientes es que a pesar de las quejas presentadas por las asociaciones bancarias nacionales ante el encaje de préstamos externos a corto plazo impuesto por el Banco Central, al menos en préstamos de vivienda los intereses no han subido tras un mes de vigencia de la medida.
Aunque no hay un consenso de por cuánto tiempo se mantenga este periodo de tasas bajas (el último duró solo dos años), las tasas de interés se mantendrán bajas en colones mientras el mercado tenga la liquidez actual y el Banco Central no tenga problemas para controlar la inflación.
En dólares, el panorama dictado por la Reserva Federal de los Estados Unidos (uno de los principales jugadores de la economía mundial) es de tasas bajas en los próximos dos o tres años, por lo que no hay señales evidentes de que las tasas en moneda extranjera vayan a subir.
“Esto ha hecho que muchos ticos adquieran créditos en dólares asumiendo ellos el riesgo cambiario”, explicó Adriana Rodríguez, analista de Aldesa Valores.
Pero como la economía es cíclica no se debe dar por sentado que las tasas, tanto en dólares como colones, estarán bajas siempre, por lo que si usted quiere contraer una deuda debe tomar en cuenta que este tipo de préstamos son a largo plazo.
Amarrar un crédito a tasa fija es una buena opción que le permite tener certeza de cuánto pagará a futuro, pero solo si es en moneda nacional dado que no mide las variaciones de tipo de cambio. Si no puede hacerlo, calcule cuánta variación de tasas estaría en capacidad de soportar y trate de hacer una reserva de efectivo para ese momento de remonte en tasas.
Asimismo, si usted decide adquirir un préstamo en dólares, recuerde que, a pesar de la baja sensible en las tasas desde enero, al adquirir una deuda en esa moneda el riesgo cambiario se traslada al cliente.





Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios