Logo La República

Lunes, 19 de octubre de 2020



FORO DE LECTORES


Más allá del Aplauso Solidario

Alberto Delgado P. [email protected] | Jueves 02 abril, 2020

xx

Por algún tiempo más habrá que convivir con el Covid-19, mientras tanto, se seguirán escuchando los llamados de las autoridades de salud a tomar las medidas preventivas dictadas una y otra vez. Curiosamente, el sector salud es el que menos cumple la medida de no movilizarse, pero ello no es una contradicción, muy por el contrario, médicos, enfermeras, técnicos y demás funcionarios de clínicas y hospitales, siguen saliendo a diario a las calles, para ir a sus lugares de trabajo, donde es altamente probable que lleguen nuevos casos de coronavirus, si no es que ya están ahí internados.

Esta actitud, que podría parecer temeraria, revela la verdadera vocación del trabajador de salud, la mística intrínseca en el Juramento Hipocrático y el valor de una filantropía en que no solo se expone la vida propia, sino que hasta la de sus familias al regresar a casa después de las largas jornadas de trabajo, pues, aun cuando de momento no se han identificado estadísticas confiables del grado de contagio por Covid-19 entre los funcionarios de salud, y menos de sus familiares cercanos, tratándose de una guerra, en que el enemigo, cual película de ficción sobre el mundo cuántico, ataca desde un campo de batalla microscópico, dichos trabajadores bien pueden ser el caballo de Troya que lleve el enemigo a su hogar.

Esfuerzos como “el aplauso solidario”, promovido la noche del viernes 20 de marzo, es un merecido reconocimiento a incansables compatriotas, que saben al despedirse de sus familias en la mañana, que hacen justamente lo contrario a lo que predican, porque alguien tiene que seguir sosteniendo el sistema de salud, y como se diría en buen tico: “les tocó”, independientemente de que ello vaya mucho más allá de ganarse el salario.

Pero estos no son los únicos que han mostrado su arrojo, también lo hacen voluntarios que han asistido a limpiar centros de salud, empresas y personas que les preparan y llevan comida y otro tímido grupo de colaboradores (recolectores de basura, policías, oficiales de tránsito, etc.), la mayoría desde el anonimato, que contribuyen en mantener el orden y funcionamiento del sistema sanitario nacional, y por si fuera poco, deberán seguir haciéndolo hasta que en microenemigo sea vencido, momento para el cual, no hay quien pueda dar una fecha cierta.

Por esto, y porque estos valientes también son humanos, iniciativas como “el aplauso solidario”, deben ampliarse y replicarse, para ayudarles a ellos (y sus parientes) a mantener el ánimo en alto, en esa faena que a diario hacen por el resto de la colectividad. Las redes sociales conjugadas con la creatividad bastamente demostrada del costarricense, pueden favorecer las ideas de reconocimiento y apoyo… y para quienes así lo prefieran, desde sus creencias también pueden elevar una oración por ellos.

Alberto Delgado P.

Economista

[email protected]







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.