Llega primera solicitud de in vitro a la Caja
Esperaremos la aprobación de la ley y el reglamento para iniciar, indicó Ileana Balmaceda, presidenta de la Caja. Archivo /La República
Enviar

Atención del caso depende de aprobación de reglamento

Llega primera solicitud de in vitro a la Caja

Primer caso desde la prohibición del tratamiento hace 12 años

Mauren Solano y su esposo Francisco Fallas son los primeros costarricenses en solicitar un tratamiento de fecundación in vitro, tras el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

201304152216060.n77}.jpg
La presentación de la solicitud se dio el 14 de marzo a María Eugenia Villalta, gerente médica de la institución, con copia a Ileana Balmaceda, presidenta de la Caja.

Los vecinos de El Roble de Puntarenas adjuntaron estudios que demuestran su estado de infertilidad, tras haber agotado otros medios para tener un hijo.
Aseguran carecer de recursos económicos para llevar a cabo el tratamiento fuera del país.
“Me mueve el deseo de lograr acuerdos y conciliar intereses a favor de las personas afectadas, sin que se necesite interponer ninguna acción legal para ello; pues conozco y confío en su trabajo y su diligencia demostrado en tantos casos que hemos logrado sacar a buen puerto, indicó Boris Molina, abogado de la pareja.
Aseguran que a sus 36 años de edad, necesitan el procedimiento de manera expedita para que sea efectivo, pues temen que el paso de más tiempo les quite la oportunidad de concebir.
A través de la solicitud oficial a la Gerencia Médica, la pareja indicó que la ventana biológica de algunas personas no les permite esperar y necesitan empezar al menos los tratamientos sicológicos que la CCSS ofrece en sus protocolos para abordar el tema de infertilidad.
La solicitud es la primera que se hace oficialmente a la institución desde la prohibición del tratamiento por parte de la Sala Constitucional en 2000.
El requerimiento se hace a pocas semanas de que los diputados recibieran el proyecto de Ley de Fecundación In Vitro y Transferencia de Embriones Humanos emitido por el Poder Ejecutivo.
El temor de la pareja es que pierda su oportunidad de tener un hijo en el tiempo que dure el proyecto en ser discutido y aprobado por los diputados, lo que podría extenderse meses.
Por lo que solicitan empezar con los exámenes físicos y sicológicos previos que solicita la Caja como parte de su protocolo, mientras se aprueba la ley.
Piden iniciar con ultrasonidos y exámenes similares a los que se aplican en parejas que solicitan la inseminación artificial que sí hace la Caja, a través del Hospital de la Mujer.
A Francisco le realizaron biopsias y le diagnosticaron infertilidad primaria el 14 de enero de 2009, según la epicrisis suministrada por el abogado defensor de la pareja.
En el caso de la mujer se le realizó un examen de pelvis endovaginal, para determinar si produce óvulos, además de otras pruebas en el Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas el 18 de setiembre de 2010.
La solución que recibieron fue medicamentos por tres meses en el hospital tras conocer su estado de infertilidad.
La limitación para un procedimiento de fecundación in vitro se dio por la pobreza, la residencia en zona rural y su desconocimiento sobre los tratamientos alternativos.
La pareja recibió una respuesta verbal por parte de Villalta a través de su abogado, quien afirmó que dará a conocer el caso en junta directiva este jueves para dar una respuesta.
Tener conocimiento de las políticas que aprobará la Asamblea Legislativa sobre los parámetros de trabajo constituye el mayor impedimento para la institución.
Demandar al Estado por impedir la FIV es el fin de muchas parejas, las cuales defienden sus derechos después del fallo de la Corte, asegura el abogado defensor.
Se necesita un reglamento para determinar el procedimiento por parte de la institución, de lo contrario sería ilegal.
LA REPÚBLICA solicitó la posición de la Gerencia Médica de la Caja con respecto a esta solicitud, pero al cierre de edición no dio respuesta.

Angie Calvo
[email protected]


Ver comentarios