Enviar
Lactancia, ¿sí o no?
Del 1º al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de Lactancia Materna, en cuyo contexto se plantea su importancia

Los beneficios de la lactancia materna son incuestionables, los cuales se recalcan precisamente esta semana dedicada a este tema.
Existen muchos estudios que refuerzan este pensamiento, por ejemplo, se ha demostrado que los niños expuestos a la lactancia exclusiva por lo menos durante los primeros seis meses de vida, son menos propensos a desarrollar infecciones respiratorias o gastrointestinales.
“Es vital que el infante sea alimentado con leche materna inmediatamente después del alumbramiento, para que así pueda contar con los anticuerpos y beneficios únicos que este alimento proporciona”, comentó el doctor Elías Jiménez, pediatra del Hospital Clínica Metropolitana.
Otros aportes de este líquido es que reduce la mortalidad infantil y sus contribuciones sanitarias se extienden incluso hasta la edad adulta, según informes de la Organización Mundial de la Salud.
Estos beneficios pueden preocupar a aquellas madres que no han podido tener esta experiencia con sus hijos por diferentes razones.
Entre estas se encuentran aquellas mujeres sometidas a algún tratamiento específico, pacientes psiquiátricas o algunos tratamientos para tiroides, comentó María Solano, jefa de del Departamento de Maternidad del Hospital Clínica Bíblica.
La profesional agrega que algunas madres prefieren otra alternativa debido a la falta de disposición o incluso por malas técnicas de amamantamiento, cansancio o por algún sentimiento de no estar alimentando bien al bebé.
Sea cual sea el caso, aunque se dice que no hay sustituto para la leche materna, se recomienda utilizar las fórmulas para que el niño cuente con los nutrientes necesarios durante el primer año de vida.
“En la actualidad hay fórmulas especiales de diferentes marcas que se le pueden dar al bebé, pero se debe tener en cuenta que no es cualquiera, sino la recomendada por el médico”, comentó Solano.
Muchas de estas fórmulas incluyen aminoácidos, refuerzos de hierro, entre otros aportes, pero no es igual, aunque sí la mejor alternativa si no se les está suministrando leche materna, dijo Anebi Rodríguez, pediatra.
“No existe ninguna fórmula capaz de igualar las características nutricionales de la leche materna. Solo este alimento posee lo necesario para defender a los niños de las infecciones respiratorias y gastrointestinales como los cuadros diarreicos, tan comunes que los afectan durante este periodo”, señaló Jiménez.
Sin embargo, el desarrollo del niño que es alimentado con fórmula es normal, consideró Solano.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios