Enviar
La vigilancia es cada vez más importante
Costa Rica vive una crisis de valores que genera corrupción

¿Cuáles serán sus prioridades al frente de la Contraloría?
Hay dos cosas a las que quisiera dar continuidad. Lo primero tiene que ver con una iniciativa para simplificar trámites y lo otro es impulsar el uso de la tecnología; de esta forma, mejorar la capacidad de respuesta de la Contraloría.

¿Nuevo proyectos?

Planeamos una iniciativa de ley que busca eliminarle a la Contraloría funciones que no son típicas. Son funciones que no agregan valor en la vigilancia de la hacienda pública, o bien, funciones que le corresponden a la administración como tal. Por ejemplo, consideramos que no deberíamos aprobar cánones.

En cuanto a la fiscalización de la hacienda pública, ¿hay espacio para mejorar los controles?

En efecto, queremos revisar los procedimientos en la fiscalización, sin desmejorar la calidad de los informes. Ser más ágiles. Se ha dicho que la Contraloría es lenta, aunque en realidad somos rigurosos.

¿Cómo detectar actos anómalos antes y lograr que la Contraloría sea un órgano preventivo?

La tendencia mundial para las contralorías es que ejerzan su control posteriormente, pues a la administración le corresponde ejercer esos controles previos, sin embargo, podemos ayudar en las auditorías.

¿A qué se refiere?

Podemos capacitarlas, fortalecerlas y darles más herramientas, para que sean un brazo de la Contraloría. Hay algunas auditorías muy débiles.

¿Es la lucha contra la corrupción la principal tarea de la Contraloría?

Vivimos una crisis de valores que genera corrupción. En ese sentido, la Contraloría tiene una responsabilidad muy grande, debe ser más ágil y preventiva. Es una responsabilidad que asumo para aportar nuestro granito de arena.

Debido a esa crisis de valores, ¿es su nombramiento el más importante que ha hecho este Congreso?

Yo no diría que el más importante, pero sí relevante por la responsabilidad que tenemos en la vigilancia de los fondos públicos.

¿Es más importante ahora esa vigilancia que hace diez años?

El entorno institucional es cada vez más complejo, el Estado ha crecido, los temas que maneja el Gobierno son distintos. La Contraloría tiene que fiscalizar más instituciones, y sí, desde esa perspectiva y desde la perspectiva de la crisis de valores, es más importante.

¿En qué se diferenciará su gestión de su antecesora Rocío Aguilar?

Quiero poner mi propio sello, el cual incluye un mayor acercamiento con el Congreso, además de un mejor aprovechamiento de los insumos que elaboramos. No queremos esperar a que nos llamen, sino estar allá en la Asamblea y ayudar en el control político.

En cuanto al tema de concesiones, ¿cómo mejorar la fiscalización?

La Contraloría seguirá con su línea de fiscalización. Me parece que es la administración la que tiene que cambiar en eso, pues las debilidades están en la capacitación de los funcionarios, en las proyecciones hechas y en otros temas.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios