Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



NACIONALES


"La responsabilidad empresarial trata de hacer un mundo mejor"

Redacción La República [email protected] | Lunes 15 octubre, 2007



Experta en RSE visitó el país como parte de un proyecto del BID para capacitar personas en Latinoamérica
“La responsabilidad empresarial trata de hacer un mundo mejor”

• Afirma que se está introduciendo un nuevo concepto más amplio de la responsabilidad social
• Considera que las empresas deben desminuir los impactos negativos de su actividad

Israel Aragón
[email protected]

“Se trata de hacer un mundo mejor”. Así define Celina Pagani, presidenta y fundadora de Normisur International, la razón de ser de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).
Sin embargo, la directiva de la consultora especializada en RSE no tarda en aclarar que no se trata de hacer filantropía, como suele pensarse.
“Hay mucha confusión con el concepto. Muchas personas piensan que la RSE es equivalente a filantropía y que si pagan los impuestos y donan algo de dinero a las comunidades son responsables. Quizá esa era la definición hace muchos años, pero ahora el concepto ha cambiado”.
Para Pagani el mundo de los negocios y del empresario se ha complicado radicalmente debido a un despertar de la conciencia civil en aspectos como el cuidado del ambiente y la salud ocupacional.
Esto ha ocasionado el surgimiento de grupos de interés muy variados compuestos por personas que buscan proteger a los trabajadores, el ambiente, la calidad, la seguridad, entre otros.
“La situación ha llevado a las empresas a entender que la RSE es mucho más que lo básico. Una empresa es responsable cuando minimiza los daños de su operación, cuida su cadena de proveedores y aumenta los beneficios a la sociedad”, afirmó.
“Es necesario reconocer que existen estos grupos de interés y se deben crear relaciones de confianza y transparencia con ellos”, agregó la experta.
Estos grupos los resume en seis áreas: ambiental, proveedores, empleados, gobierno, las comunidades y los consumidores.
Para considerarse responsable con cada uno de ellos una empresa cuenta con recursos que determinan su valor, que además de los económicos los constituyen el capital humano, la experiencia y conocimiento que pueda aportar a la comunidad.
Además existen normas internacionales, como las ISO, que cada día más contribuyen a que la responsabilidad empresarial constituya un valor agregado para los productos.
“Ahora los empleados jóvenes, además de un salario buscan otras cosas como el desarrollo profesional, un horario más flexible, beneficios extra, que dan razones competitivas para permanecer en una empresa u otra”, expresó.
Los aspectos intangibles, como cuidados para retener el personal y la buena reputación, crean lealtad entre consumidores y colaboradores, por lo que con frecuencia se traducen en valores tangibles como las ventas y la productividad. “Hay muchos estudios que demuestran que esto sucede”, aseguró la uruguaya.
Para explicar la conciencia que se ha tomado en el mundo sobre la RSE y las ventajas económicas que conlleva utiliza un ejemplo. “En 1990 se creó el fondo mutual Domini, producto del interés de las personas por invertir en fondos mutuales que agruparan a empresas que cuidaran del ambiente y se preocuparan por sus empleados. Fue así como nació el primer Fondo Mutual Socialmente Responsable (SRI, Social Responsable Investment)”.
Pagani visitó el país invitada por la Asociación Empresarial para el Desarrollo, como parte de un programa del Banco Interamericano de Desarrollo que pretende capacitar líderes en RSE en la región latinoamericana. El entrenamiento ya se inició en Brasil, Perú, Chile y El Salvador.