Enviar
Convalecencia de la economía tras la crisis es incierta, aduce presidente Oscar Arias
“La recuperación puede tomar mucho tiempo”
La mayor preocupación del mandatario es la tasa de desempleo

Una pequeña botella de alcohol en gel entreabierta y con una gota en la punta superior de su tapa evidenciaba que alguien acababa de usarla.
Al entrar a su despacho a las 3 p.m. el martes anterior, se levantó de su escritorio y frotando sus manos se dirigió pausadamente a saludar al equipo de LA REPUBLICA que llegaba a entrevistarlo.
—Buenas tardes señores. ¿Cómo están? Yo acá por dicha ya mucho mejor y totalmente recuperado, tomen asiento— adujo, en relación al reciente padecimiento de gripe A que lo mantuvo por siete días fuera de sus labores normales.
Acompañado de Mayi Antillón, ministra de Comunicación y Enlace, el presidente Oscar Arias conversó por más de una hora sobre economía y política nacional.
Todo apunta a que terminará como el presidente con la imagen más positiva, según las encuestas. ¿Qué opina al respecto?
Me siento sumamente agradecido con los costarricenses, porque hemos hecho un esfuerzo muy grande, sobre todo cuando se inició la crisis internacional. Este es el gobierno que más recursos ha destinado al sector social, a la gente más humilde y necesitada con diversos programas, como lo es Avancemos.

¿Cuál va a ser la prioridad para el cierre de su administración?
Tratar de ver si puedo terminar con los proyectos, pero ustedes me han escuchado decir cuán ineficiente es el Estado, y cómo hemos construido un Estado de contralores y no de emprendedores. Estamos preparados para enfrentar lo que queda de la crisis, y a pesar de esta recesión vamos a entregarles a nuestros sucesores un déficit en las finanzas públicas de alrededor del 4% y un 5%.

¿Qué diferencias encontró usted respecto al Estado en su primera gestión en 1986 al actual? ¿Hemos mejorado o hemos empeorado?
Hemos hecho un Estado más hipertrofiado, no es amarrado ni esclerótico. Las nuevas instituciones hacen más difícil la labor de toma de decisiones y hacer obra.

Usted advirtió al país que este iba a ser un año complicado, ahora la pregunta es ¿cuán cerca o lejos estamos de la recuperación?
Ni siquiera Bernanke (presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos) lo sabe, tampoco Trichet (presidente del Banco Central Europeo) ni Guti acá tampoco.
Algunos dicen que ya tocamos fondo. The Economist especula como será la recuperación, si será como una L, si como una u, una v o una w, si ellos no lo saben aún, menos nosotros.

¿Cómo cree que Costa Rica ha enfrentado esta crisis?
Muy bien y así piensan el BID, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, el PNUD y la CEPAL. Lo hemos hecho bien.

¿Cómo cree que será la situación en la que va a quedar Costa Rica después de la crisis?
La recuperación puede tomar un año, quizá dos, todo dependerá de la recuperación de las economías con las que comercializamos. Tendremos que acostumbrarnos a un crecimiento más lento que el resto del mundo, lo que significa que el nivel de vida de algunos costarricenses va a crecer de manera más lenta.

¿Qué deben hacer los empresarios para ayudar al país a salir de la crisis?
Mantener su confianza de que Costa Rica va a salir adelante, y de que el crecimiento dependerá de su inversión.

En cuanto al turismo, ¿qué panorama ve al respecto?
Se cayó y mejorará conforme mejoren los ingresos de los turistas que solían visitarnos. Hay un deterioro de los ingresos de las familias que nos visitaban, entonces lo primero que cortaron fueron los viajes.

El tema de la inseguridad sigue siendo una de las principales preocupaciones, ¿qué va a hacer en estos nueve meses que le quedan?
El otro día leí algo que escribió Kevin (Casas) que dice que pasamos de ocho homicidios por 100 mil personas a 11. Sin duda alguna ha habido un deterioro, pero todo en la vida es relativo, la nuestra inseguridad es una quinta parte de la de Honduras y una sexta parte de El Salvador o Jamaica. Esto no quiere decir que no se haya deteriorado, pero se hubiera deteriorado más si no hubiera un programa como Avancemos o prestado atención a otros programas.

En relación con el costo de la vida, ¿qué puede hacer el Gobierno para mejorar este aspecto?
El costo de la vida bajó la tasa de crecimiento de la inflación por razones explicables y entendibles, hasta un diputado las entiende (risas, al
escuchar a Mayi Antillón, diputada y ministra de Comunicación decirle: —Presidente acá hay una). Hace poco el costo de la gasolina y de los granos cayeron de nuevo gracias a Dios. Pero yo creo que la mayor preocupación es el desempleo, es lo que más me preocupa.

Su proyección del empleo cuando inicie la recuperación…
No lo sé, porque los expertos han dicho que aunque pueda empezar a recuperarse la economía no necesariamente el empleo va a crecer de manera paralela.

Luis Alberto Muñoz
y Carlos J. Mora
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios