Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 28 Julio, 2010


La obesidad, una epidemia nacional


Uno de cada cuatro adultos costarricenses es obeso, según el Centro Centroamericano de la Población de la Universidad de Costa Rica (UCR). Busqué una definición fácil para entender lo que es la obesidad, y encontré que el que padece de este problema pesa 20 kilos o más por metro de lo que es su ideal. Una mujer que mide 1,6 metros es obesa (y no “gordita”) si pesa 86 kilos o más. Un hombre que mide 1,83 m es obeso (y no “gordito”) si pesa 115 kilos o más.
Según los datos de la UCR, un 33% de las mujeres y el 19% de los hombres se pueden clasificar como obesos; los números crecen anualmente. La obesidad se puede clasificar como una epidemia que causa todo tipo de problemas; diabetes, complicaciones cardiovasculares, cáncer, hipertensión y muchos más que irán incrementando en años venideros.
Con frecuencia aparecen reportes en los medios sobre las causas de tanto sobrepeso. Entre otras está la de la persona que se crio en un hogar pobre donde no había comida suficiente; cuando llegó a la mayoría de edad y pudo obtener los recursos para comprar alimentos se puso a comer mucho para compensar. El problema con este argumento es que la cantidad de menores de edad obesos también crece año con año. Se ven cada vez más en las escuelas, en los cines y en los centros comerciales. Otra “causa” de la obesidad que se presenta es que la comida rápida fomenta los malos hábitos alimentarios; reza este argumento que tanta publicidad, combinada con la facilidad de obtener este tipo de comidas, crea tentación. El defecto con este razonamiento es que a nadie se le obliga a comer en estos lugares, y son relativamente caros.
Después aparecen todo tipo de “recetas” para bajar de peso —ejercicio, comer más verduras y ensaladas, consumir menos arroz, papas y pan, tomar más agua, ingerir pastillas que adelgazan, y, por supuesto, todo tipo de dieta que recomiendan expertos en los medios y en los libros. ¿Y cuántas veces no se ha oído “ay, casi no como y todavía me engordo?”
La verdad es que los obesos son así porque comen demasiado; así de simple es la situación. Si reducen las cantidades que ingieren de forma importante, también van a pesar menos.
Hice un cálculo, basándome en el dato del Centro de la UCR que el 25% de la población adulta es obesa, y pude estimar que en el país hay entre 10 y 15 millones de kilos de grasa humana innecesaria que deambula por las calles todos los días. Es una epidemia nacional y debería ser atacada por la Caja de Seguro Social y otras instituciones, igual como hacen campañas en contra del fumado, a favor del cuidado en el manejo de los vehículos y otros. Es probable que la obesidad entre los costarricenses esté causando tantas muertes y daños físicos como estos otros males.
Hay que crear conciencia. El gobierno de la ciudad de Nueva York bajo la tutela del alcalde Michael Bloomberg ahora obliga a todo restaurante a colocar en sus menús el número de calorías que aporta cada platillo. Hubo resistencia al principio, pero los propietarios de los comedores se dieron cuenta de que a sus clientes les encantaba tener esa información. Quizás comen igual, pero lo hacen con conocimiento. ¿Se atreverían nuestros diputados?

Carlos Denton
[email protected]