La espuma
Enviar

La espuma

201211230027151.m8.jpg

Mucho se habla de las características o cualidades de la cerveza, pero poca importancia se le da a la espuma.
En Costa Rica la costumbre prácticamente es tomar la cerveza sin lo que en otros países más experimentados se denomina “la cabeza” o “head” en el idioma inglés. La espuma, en primer lugar, puede ser un excelente indicador no solo de la calidad de la cerveza sino de la limpieza del vaso o copa.
Un vaso que no esté lo necesariamente libre de impurezas provocará que las burbujas en la parte externa de la capa de espuma no puedan sostenerse de las paredes del recipiente provocando una caída de esta en el proceso de servido, es decir veremos como la espuma se desvanece al servir.
Esto sucede cuando hemos guardado los vasos o copas cerca de una cocina facilitando que las partículas volátiles de aceite se peguen al vaso o copa.
También los residuos de detergente pueden crear este efecto no deseado, lo mismo sucede con cristalería que se ha utilizado para el servicio de otro tipo de bebidas como una piña colada y que no se han lavado apropiadamente.
La caída de la espuma también puede ser indicador de que la cerveza no haya sido manipulada apropiadamente, sometida a cambios bruscos de temperatura que provocan la separación de sus componentes afectando su calidad y por ende la correcta formación de la espuma al servirse.
La espuma libera aromas, provoca un contraste visual que estimula los sentidos y es característica de una buena cerveza, se recomienda que tenga entre dos a tres centímetros de grosor.
Buen provecho y hasta la próxima semana.

 

Ver comentarios