Enviar
La búsqueda de la identidad

Es frecuente escuchar en Costa Rica iniciativas, comentarios, expresiones y deseos orientados a la consolidación de nuestra gastronomía como parte de la marca país.
Todos sabemos que eso es necesario, todos tenemos buenas intenciones; sin embargo, esta tarea no es ni de una persona, ni de una institución gubernamental del tipo que sea, ni de una asociación gremial, en síntesis debe de ser tarea de todo un país, en fin, representados todos los actores del sector de la gastronomía en pleno.
Pero antes de pronunciarnos hacia donde debemos dirigirnos, debemos estudiar y saber donde estamos parados gastronómicamente hablando.
Es requisito detenerse y realizar un análisis con rigurosidad científica como el que instituciones como el INBIO, el Museo Nacional y las universidades estatales han realizado referente a las plantas comestibles, por ejemplo.
No es posible avanzar si seguimos pensando que el pejibaye es original de Costa Rica, no podemos seguir diseñando el futuro si al mismo tiempo decimos que el palmito es tico.
Antes de avanzar es necesario entender términos tales como endémico, naturalizado, nativo o exótico al referirse a los ingredientes con los que se preparan nuestros platos.
En el caso del pejibaye, este fue traído por nuestros indígenas desde el sur del continente hace más de 150 años aproximadamente y a pesar de que fue naturalizado (se integró a nuestro ecosistema) no es nativo (que se cultiva desde siempre aquí y en otras regiones), ni endémico (que solo se encuentra en nuestro país).
En síntesis el pejibaye fue una planta exótica que se naturalizó, pero no podemos decir etimológicamente hablando que es original de Costa Rica aunque nos dé una pataleta.
Este es solo un ejemplo de la tarea que nos espera para lograr consolidar nuestra gastronomía, no necesariamente poco a poco pero sí paso a paso.
Buen provecho y hasta la próxima semana.
Ver comentarios