Enviar
Presidente electo panameño Ricardo Martinelli apostará en las mismas áreas que Costa Rica —pero con una infraestructura real
La economía estrella de la región sería… ¿Panamá?
Canaleros tienen el reto de mejorar sus índices sociales para alcanzar estabilidad costarricense



Danny Canales
[email protected]


Panamá


El triunfo del magnate Ricardo Martinelli en las elecciones presidenciales panameñas del domingo vaticina un incremento en la competencia entre ambos países por convertirse en el referente de la región.
La propuesta del futuro gobernante canalero será estimul
ar la inversión extranjera y el empleo, apostando por facilitar el ingreso a empresas hoteleras, farmacéuticas y de alta tecnología, sectores que han registrado un fuerte crecimiento en Costa Rica.
Sin embargo, el gran desafío del nuevo gobernante del país del Canal es mejorar los índices sociales de su nación, en los cuales Costa Rica registra niveles, en algunos casos, semejantes a los de los países desarrollados.

Martinelli parece tener claro además, que Panamá solo crecerá de forma estable, siempre y cuando haya un significativo avance en el desarrollo social, en un país en el cual casi tres de cada diez ciudadanos viven en condición de pobreza y una tasa de mortalidad infantil cercana a los 15 niños por cada 1.000 nacimientos, seis más que en Costa Rica.
Para combatir las debilidades que enfrenta su país, el propietario de la mayor cadena de supermercados de Panamá prometió aumentar la inversión en educación, salud, vivienda y jubilados para establecer políticas muy afines a las des
arrolladas en Costa Rica, como la implementación de un programa de becas para jóvenes de bajos recursos, mejorar y universalizar la educación, mejorar la infraestructura de escuelas y colegios y dotar a los centros de estudio de computadoras con Internet y libros.
En los últimos años Panamá ha liderado la lista de atracción de inversión extranjera en el istmo, gracias al boom inmobiliario y el desarrollo de una infraestructura pública primermundista, solo en 2008 el país vecino realizó nuevos negocios por el orden de los $2.400 millones, un 20% por encima de lo percibido en Costa Rica; además ha hecho una gran esfuerzo para que el sector turístico incremente.
La construcción será otro sector al que Martinelli, de 57 años, millonario dueño de los supermercados Super 99 y egresado de INCAE Costa Rica, seguirá apostando.

En ese campo la principal promesa de campaña fue la construcción de un sistema de metro o tren ligero para el traslado de los 1,6 millones de panameños que se desplazan a diario por el decaído sistema actual de transporte público. La inversión en el sistema ferroviario panameño alcanzaría los $1 mil millones, anunció el presidente electo.
Otra propuesta de Martinelli es la construcción de un sistema de alcantarillado sanitario que serviría a toda la capital panameña.
La conclusión de los trabajos de ampliación del Canal es otro reto que asumirá el sucesor de Martín Torrijos, con una inversión total superior a los $5.200 millones, siendo esta obra parte de una visión nacional del “Hub de las Américas”, que además incluye enormes puertos modernos, así como un aeropuerto de primera categoría, con vuelos a todos los importantes centros de la región, el Caribe y Suramérica.



Costa Rica


A pesar de que en los últimos meses se ha notado la mejoría en la infraestructura pública, ese es un campo en que Costa Rica aún requiere realizar una fuerte inversión debido al gran rezago que muestra, con carreteras estrechas, puertos saturados y aeropuertos que no dan abasto para atender la afluencia de turistas que arriban anualmente al territorio nacional.
Mientras la inversión en infraestructura en Panamá supera el 5% del PIB, en el país no alcanza ni siquiera un 2%.
En lo que al modelo de concesión se refiere, en 16 años en los cuales ha estado vigente, solo se
ha logrado gestionar la ampliación del puerto de Caldera, mientras la semana anterior concluyó la construcción de las dos primeras secciones de la nueva vía a Caldera.
Al respecto, la actual administración promete realizar un mayor impulso a la infraestructura para dejar en marcha al menos cuatro proyectos adicionales.
Uno de esos tiene que ver con el desarrollo de los puertos, con esa intención está en camino la construcción y equipamiento de tres muelles en Limón, con una inversión que superaría los $2 mil millones. Además se gestiona poner en marcha el tren de carga y de un tranvía, así como la construcción de una nueva carretera al Caribe para el trasiego de carga desde el Valle Central hacia los puertos.
Tomando en cuenta los tremendos atrasos que han caracterizado el desarrollo nacional de casi cualquier proyecto de infraestructura de este país que se proyecte, es imposible saber todavía si se podría r
esponder de forma ágil al desafío panameño en esta área.
Por otro lado, es cierto que Costa Rica tiene mejores índices de desarrollo humano —en lo que a la brecha entre ricos y pobres se refiere— según lo reveló el último estudio de la Organización de Naciones Unidas, que coloca a Costa Rica en el puesto 48 de 177 naciones evaluadas, mientras Panamá obtuvo la casilla 62.
En términos generales el costarricense está mucho más satisfecho con las condiciones sociales que sus homólogos panameños, el 69% de los cuales considera que está equivocado el rumbo que lleva su país, según una encuesta realizada en marzo por la empresa CID-Gallup.
En comparación tan solo el 47% de los costarricenses dijo eso referente a este país, que ha concentrado más inversión en el fortalecimiento de la educación, sector que por ley debe recibir el
equivalente al 6% del PIB.
La elevada población bilingüe es el principal gancho de atracción de la mayoría de empresas de call centers y especializadas en áreas técnicas.
Por ejemplo, el año pasado se instalaron 30 nuevas compañías en este sector, las cuales abrieron 6.300 nuevos puestos de empleo.
Por su parte, en Panamá uno de los problemas principales es el empleo informal, donde un 43% de sus ciudadanos está relacionado a este sector.
En Costa Rica también resalta el sector de la salud, que percibe alrededor del 8% del PIB, lo que permite ofrecer una cobertura en todo el país. La menor pobreza que registra Costa Rica, con un índice del 17,7% de la población, en relación a sus países vecinos podría ser otra de las causas de la satisfacción. Panamá supera en pobreza al país en casi un 10%.
Ver comentarios