Enviar
Defensa del ex presidente Calderón denunció supresión y robo de documentos que a su parecer “impiden un debido proceso”

Juicio por caso Caja-Fischel tuvo inicio turbulento

• Abogado de Eliseo Vargas renunció tras no llegar a un arreglo con su cliente sobre el pago de sus honorarios

Carlos Jesús Mora
[email protected]

La típica presa vehicular de las mañanas en Calle Blancos de Goicoechea, por las inmediaciones de los Tribunales de Justicia, ayer estaba más congestionada que de costumbre.
Minutos antes de las 7 a.m. el denso tráfico colapsó a raíz de la lentitud con que los vehículos pasaban frente a los Tribunales, pues sus ocupantes trataban de distinguir en medio de los transeúntes y el tumulto provocado por las cámaras de televisión, micrófonos y fotógrafos; a quienes minutos antes de las 8 a.m. se sentarían en el banquillo de los acusados por el caso de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y la Corporación Fischel.
El primero de los acusados en ingresar a la sala de juicio número tres fue Eliseo Vargas, acompañado de su abogado José Miguel Villalobos.
Dos minutos después llegaron el ex presidente ejecutivo de la Corporación Fischel, Walter Reiche Fischel, y el abogado Henry Vega, quien representa los intereses de la Corporación.
“De este proceso judicial depende el resto de mi vida y la de mi familia, por eso lo he tomado con seriedad”, dijo Reiche, mientras su abogado le tocaba el codo, invitándolo a caminar hacia el edificio.
A partir de las 7.45 a.m. se presentaron las partes acusadoras. Los primeros en llegar fueron José Miguel Barquero y William Rodríguez, ambos abogados de la Caja.
Cinco minutos después, la atención se volcó de nuevo hacia las afueras del edificio de los Tribunales. El ex presidente Rafael Angel Calderón llegó diez minutos antes de las 8 a.m., acompañado de su esposa Gloria Bejarano y de sus dos hijas, Gloria y Gabriela.
“Estoy tranquilo, he esperado este juicio desde hace cuatro años” dijo el ex presidente.
Una vez adentro Teresita Rodríguez, jueza principal del caso, dio por iniciado el debate; sin embargo, minutos antes de que se leyera la acusación el juicio empezó a subir de tono.
La defensa del ex presidente Calderón alegó la supuesta sustracción de 104 folios del expediente penal del caso. Juan Marcos Rivero, representante de Calderón, solicitó a la jueza que le permitiera presentar de manera formal el incidente, esto antes de iniciar con la lectura de la acusación.
Sin embargo, la solicitud le fue denegada. La jueza Rodríguez indicó “que de acuerdo al Código Procesal Penal” se continuaría con el orden establecido y que se daría lectura de la acusación por parte del Ministerio Público posteriormente.
“Es una situación sumamente delicada, yo conozco de otros documentos que fueron desaparecidos, esto sin duda atenta contra el debido proceso”, dijo Rivero.
No había transcurrido mucho tiempo cuando también surgió la primera baja. Vinicio Zamora, hasta ayer uno de los abogados de Eliseo Vargas, ex presidente de la Caja, renunció de manera imprevista.
Zamora explicó que no llegó a un acuerdo con Vargas sobre el pago de sus honorarios.
“Tengo derecho a honorarios como cualquier profesional. Habíamos hecho un acuerdo económico que incluía la defensa hasta la etapa de juicio, ya llegamos a esta etapa y debíamos realizar un nuevo acuerdo y no ha sido posible”, explicó Zamora.
Los primeros dos días de este juicio se dedicarán a la lectura de la acusación en contra de los ocho imputados, posteriormente vendrá la parte de presentación de pruebas y testimonios.
El caso Caja–Fischel pasará a la historia, pues Rafael Angel Calderón se convirtió en el primer ex mandatario de Costa Rica en ser llevado a juicio.
Además de Calderón se juzga también a Walter Reiche, ex presidente de la corporación Fischel; Eliseo Vargas, ex diputado y ex presidente de la Caja, Gerardo Bolaños y Juan Carlos Sánchez, ambos ex directivos de la Caja.
De igual manera enfrentan un proceso Olman Valverde y Marvin Barrantes, ambos funcionarios de Fischel.
A todos ellos se les acusa por los supuestos delitos de peculado y corrupción agravada.
Además está acusado Randall Vargas, ex abogado de la Corporación Fischel, quien enfrenta cargos por la aparente destrucción de documentos públicos y falsedad ideológica.





Ver comentarios