Enviar
Entrada de capital explica tipo de cambio pegado al piso pero que no fluctée bruscamente
Ingresos apuntan a un colón más fuerte

Llegada de recursos al país supera en $785 millones a los del año pasado, comprobando bonanza en balanza de pagos

Wilmer Murillo
[email protected]  

Costa Rica está financiando la cuenta corriente, no se está endeudando externamente y acumula reservas que alcanzan los $3.900 millones, creciendo $785 millones en diez meses.
Entre los recursos que entran a la economía figuran la inversión directa, inmobiliarias y exportaciones.
Por otra parte, en la salida predominan las actividades de zona franca e industria, así como repatriación de utilidades.
De modo que el saldo de la cuenta corriente y de capitales es exactamente igual al saldo de las reservas monetarias internacionales.
Lo anterior significa que el país no está comprometiendo su capacidad de crecer y en tanto se mantenga la afluencia de ingresos, por lo que también se espera que mantenga la estabilidad del tipo de cambio.
El excedente de divisas ha tendido a presionar a la baja el nivel del tipo de cambio, el cual se ha mantenido pegado o muy cercano al piso de la banda.
“Ingresos netos de divisas presionan el tipo de cambio a la baja. Egresos netos de divisas presionan el tipo de cambio al alza”, explicó Alberto Franco, economista consultor de Ecoanálisis.
Pese a la estabilidad mostrada por la economía costarricense, se recomienda poner el ojo en el tema. El origen de los mayores ingresos que generan la bonanza que vive el país, no se da por exportaciones, mayor endeudamiento público o privado. De hecho la balanza comercial es deficitaria, dijeron los expertos que prefirieron guardar el anonimato.
Por deducción, los mayores ingresos del país se ubican en la cuenta financiera, que la componen el capital público y privado que entran y salen del país.
Mayores ingresos permiten financiar el déficit de la cuenta corriente, pese al precio del petróleo más alto, y el mayor costo de materias primas claves como el maíz, sorgo, trigo y soya. Los ingresos de divisas sobran para pagar el faltante y acumular reservas.
Cuando subían los precios del petróleo en los años 70, Costa Rica entró en crisis. No obstante, la diversidad exportadora junto a la capacidad de la economía de atraer capitales es lo que está permitiendo el país enfrentar los mayores precios, sin endeudarse y a la vez acumular reservas.
Por último, la inversión extranjera directa es real, según los expertos consultados por LA REPUBLICA. El país tiene muchos años de disfrutar de un boom turístico e inmobiliario, ambos muy relacionados.
La gente que tiene casa en Los Angeles o Miami quiere otra en Costa Rica y todo eso es distinto al capital que busca una ganancia para llevársela a través de las tasas de interés.
Sobre la sostenibilidad de esos ingresos la historia podría ser otra, pues a ciencia cierta nadie sabe qué va a ocurrir. Lo que se tiende a pensar por ahora es que son ingresos estables que han venido a generar más riqueza, según el Banco Central.
Todos los recursos dependen de las condiciones externas e internas en las que se desenvuelve el país. “Hay renglones que son más estables que otros, como lo es la inversión directa que la inversión financiera y esta última es más estable que la inversión especulativa”, señaló Franco.
El panorama interno para Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central, es bueno y se van dando las previsiones como la des-dolarización, pues un 55% de los activos financieros está en colones.
Asimismo, la aprobación del Cafta ha sido muy positiva y se requiere avanzar con las leyes de implementación para estar más tranquilos, amplió Gutiérrez quien observa “nubarrones” en el sector externo y prevé que una caída de la economía estadounidense podría traer nuevas perturbaciones.


Ver comentarios