Enviar
Poco a poco la demanda empieza a reactivar este sector productivo que se ve beneficiado por el mayor consumo
Industria ve un lento despertar
• Estrategias aplicadas le permiten aprovechar capacidad de producción que estaba subutilizada

Daniel Chacón
[email protected]

Hace un año, la facturación del sector comercial bajó, por lo tanto dejó de demandar nuevas mercaderías y la industria inició una temporada oscura, con pocas oportunidades para crecer. Hoy parece que la maquinaria nacional comienza a andar de nuevo, gracias a la mejoría del consumo.
Las señales aún son tenues, pues lo profundo de la crisis todavía está en la mente de empresarios, los cuales han sido muy precavidos a la hora de planear su estrategia de producción.
Las personas también optaron por comprar solo lo estrictamente necesario, pero poco a poco están recobrando la confianza.
Con ese escenario, la industria suelta a pocos el freno y, de enero a la fecha, la actividad del sector aumentó casi en un 50%, gracias en gran parte a que el comercio está preparándose para la temporada navideña, por lo cual renueva sus inventarios.
“A lo interno, vemos una inflación bastante baja con respecto a otros años, lo cual mejoró el poder adquisitivo. Sentimos un mejor cierre que el año anterior, debido a una mejora tanto en la demanda interna como externa”, dijo Giancarlo Musmanni, gerente financiero de Pastas Roma.
En el caso de esta empresa, las ventas mejoraron en un 6% en el mercado interno y un 12% en el externo al comparar las cifras con respecto a los tres primeros trimestres del año pasado.
En aquellas industrias ajenas a la alimentación, la buena noticia es que las personas están dejando atrás el temor que les generó la crisis, y están dispuestas a realizar mayores gastos e inversiones relacionadas con la industria.
Esto es complementado con una serie de estrategias que aplicaron los líderes del sector para sobrevivir ante una situación en la cual muchos debieron cerrar puertas.
“Buscamos más mercados y clientes, sabemos que muchos sufrieron por la caída en el consumo. Ahora somos más agresivos, si perdemos un cliente, tratamos de compensarlo con otro nuevo”, expresó Leslie Vargas, gestora de Calidad de Etipress.
Acepta que la percepción de mejora es una realidad, la cual ha sido más intensa a partir de agosto. La temporalidad del Día de la Madre y de Navidad es un aspecto fundamental. Incluso, considera que este fin de año será mejor.
Pero hay quienes creen que aún no es tiempo de lanzar las campanas al vuelo pensando en una recuperación, y leen las cifras como un alto en la caída, pero nadie habría regresado a los niveles de actividad previos a la crisis.
“Hay que leer bien los datos. La crisis está aún lejos de haber quedado atrás en el sector industrial. Lo que ha habido es un cambio de tendencia en la caída, es decir, se viene reduciendo el ritmo de caída en los niveles de producción si se compara cada mes de 2009 con el mismo mes de 2008. El punto clave ahora es cuánto va a tardarse en volver a estar donde se estaba antes de empezar”, indicó Juan María González, presidente de la Cámara de Industrias.
Un elemento que destaca es la reducción en el costo de las materias primas durante estos 12 meses de contracción; pero teme que las esperanzas de recuperación eleven nuevamente su precio y generen un desequilibrio en el costo operativo de las industrias.
Los responsables de la industria esperarían una contracción del 7% en su producción, mientras que algunos economistas más optimistas auguran un crecimiento cercano al 2%, cifra importante si se toma en cuenta que una quinta parte del Producto Interno Bruto (PIB) depende de la industria, afirmó Leiner Vargas, economista del Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo.
Ver comentarios