Enviar
Impulsar el comercio con Centroamérica en vez de apresurar TLC con China es la apuesta de los empresarios
Industria alimentaria pide facilitar exportaciones al istmo
Ventas del sector al exterior cayeron cerca de un 15% en el último año

Natasha Cambronero
[email protected]

Las trabas para exportar a Centroamérica se han vuelto un calvario para la industria alimentaria local. Ni los acuerdos aduaneros, ni los tratados de libre comercio (TLC) han ayudado a agilizar el tránsito regional.
Entre las principales trabas que evidencian esta situación destacan problemas para registrar los productos en países como El Salvador, Guatemala y Honduras.
Al mismo tiempo, los obstáculos aduaneros son cada vez más frecuentes. Por ejemplo, la lentitud para que los bienes salgan de las aduanas debido a la extensa tramitomanía y a los requisitos que deben cumplir, pareciera estar atentando contra esta industria, la cual en el último año presenta una caída en las exportaciones de un 15%, y espera que no crezcan el próximo año.
Ante esta situación, los representantes de la industria le exigen al Poder Ejecutivo priorizar una mejora en las relaciones con el istmo, en vez de apresurar las negociaciones en torno al TLC con China.
Si bien esta industria no se opone a un TLC con el gigante asiático en un futuro largo, sí lo hace a corto plazo, pues considera que el país no está preparado para competir en igualdad de condiciones con esta nación. Esto en razón de los altos aranceles que se pagan por las materias primas, como por ejemplo la leche en polvo y el azúcar.
Para la industria alimentaria, Centroamérica es el destino de mayor importancia, al cual va la mayor cantidad de productos costarricenses, mientras que con el país asiático solo una empresa parece ser el gran triunfador.
“China representa un 7% de las exportaciones del país: un 96% del comercio corresponde a circuitos y microprocesadores, y un 2% es chatarra, por lo que aún el intercambio comercial no tiene la madurez suficiente para considerarlo como socio estratégico. No se comparte la prisa por firmar este TLC, que es más político que comercial”, afirmó Tomás Pozuelo, presidente de la Cámara de la Industria Alimentaria (Cacia).
La extensa variedad de productos nacionales que se exportan al istmo, cerca de 3.359, es lo que hace a este sector exigir como prioridad estrechar los lazos con los vecinos más cercanos.
Y es que en los últimos meses, las empresas están experimentando obstáculos para vender sus mercancías y se necesitan soluciones.
“Existe un deterioro en materia de unión centroamericana, el Gobierno debe mirar hacia la región y mejorar la política comercial con uno de los socios más importantes”, añadió Pozuelo.
En los últimos meses empresas como Industrias Cárnicas, Pipasa y Coopemontecillos han sufrido atrasos de hasta siete días en permisos para exportar a Guatemala.
Mientras que con República Dominicana, se quiere poner un freno a las exportaciones sin aranceles de sacos, conductores eléctricos y envases de vidrio nacionales.
Ver comentarios