Enviar
Impuesto a gasolinas enfrenta camino difícil

Legisladores coinciden en que iniciativa no estará aprobada en cuatro semanas como pretende el gobierno

Carlos Jesús Mora
[email protected]

“Iluso”. Así catalogaron los legisladores al Poder Ejecutivo ante sus pretensiones de aprobar en cuatro semanas el proyecto de ley que pretende trasladar el impuesto del diésel a las gasolinas.
Tras conocer la propuesta del Gobierno para reducir el consumo de combustibles y disminuir la factura petrolera, las distintas fracciones en el Congreso prácticamente descartaron que el texto pueda ser aprobado en el tiempo previsto por la Presidencia.
Asimismo, desde ya empezaron a analizar las mociones para remendar los “errores” en que, a su parecer, incurrió el Ejecutivo en la elaboración de la Ley de Modificación del Impuesto Unico a los Combustibles.
“Encontramos muchos errores en este proyecto, los cuales solo podrán ser subsanados mediante mociones, el tema del alto costo de los combustibles por supuesto que interesa en nuestra fracción, pero no por ello vamos a votar cualquier cosa así no más”, dijo Ronald Solís, diputado de Acción Ciudadana.
En ese mismo sentido coincidió Lorena Vásquez, jefa de fracción de la Unidad Social Cristiana.
“Yo le diría a don Rodrigo Arias que la realidad es un buen consejero en la política, y que si él lo quiere en cuatro semanas lo que tuvo que hacer fue un decreto”, dijo Vásquez.
Por su parte ayer Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia, se mostró esperanzado en que el texto logre ser consensuado.
“Este es un proyecto que urge y que no tiene razón de ser si no se aprueba en este periodo de tiempo”, dijo Arias, quien a pesar de la insistencia de los medios de comunicación en la conferencia de prensa tras el Consejo de Gobierno, no precisó si el Ejecutivo maneja un “plan B” ante el eventual retraso de la tramitación de esta iniciativa.
“Lo que pasará es que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos hará el siguiente aumento en los combustibles”, argumentó el Ministro.
La iniciativa sobre el impuesto único pretende eliminar los gravámenes al diésel y trasladarlos a las gasolinas súper y regular. Con ello los impuestos por litro a cada uno de estos carburantes aumentarán en ¢152,25 y ¢140,25 respectivamente.
Actualmente la gasolina súper paga ¢173,25 de impuesto por litro y la regular ¢165,75.
Pero con las modificaciones, el total de impuestos por litro será de ¢325,50 para la súper y ¢306 para la regular.
El descontento de los legisladores no se queda ahí, también incluye la modificación que busca aumentar en un 100% el impuesto a la propiedad de los vehículos diésel.
Ver comentarios