Enviar
Hubo esfuerzo, pero igual se perdió
Paraguay celebró con victoria sobre Costa Rica su buena presentación mundialista

Un mal primer tiempo, mucho mejor el segundo, pero al final la derrota fue el resultado. Sin pedir mucho, porque no se preparó para mucho, Costa Rica tuvo una “buena” presentación ante Paraguay, pero al final cayó 2-0.
Un equipo nacional, que aunque muchos ya se conocen entre sí, esta vez no realizó ni siquiera un entrenamiento formal junto, se plantó en el estadio Defensores del Chaco y sirvió para que los paraguayos homenajearan a sus mundialistas y a Salvador Cabañas.
Nombres nuevos, nuevos pinos, el futuro del balompié nacional, pero que de momento no pesan en la tricolor como Cristian Gamboa, José Miguel Cubero, Juan Gabriel Guzmán y Juan Diego Monge, entre otros.
Tan sólo se jugaban nueve minutos cuando Paraguay, que ya de por si dominaba y exigía a Esteban Alvarado, abrió el marcador en una jugada de puro fútbol, de pie a pie, que definió con calidad Enrique Vera para el 1-0.
Ah, pero más allá del pasabola guaraní, destacó un abanicazo de Michael Umaña, que dejó a los locales de cara a la anotación.
En la primera parte, en medio de un trabajo muy irregular de la Tricolor, metida en su campo, la figura del portero, Esteban Alvarado se acrecentó y fue determinante para que no se diera una goleada.
La parte defensiva en el centro, donde Douglas Sequeira y Umaña hacían agua, no estaba fina, y dejaba muchos espacios. En la media cancha nadie se animaba a tener la pelota, ni siquiera el más experimentado de los cuatro, Celso Borges.
En la complementaria la actitud de la nacional cambió, apostó al control de la pelota y sin duda que se vio mucho mejor, mereciendo en varias ocasiones lograr el gol de la igualada.
Mientras Paraguay cambiaba su equipo y le daba la oportunidad a casi todos sus mundialistas de disfrutar desde el terreno de juego de su homenaje, la Tricolor buscaba y buscaba el empate.
Celso la tuvo dos veces, una de ellas imperdonable el fallo, también la intentó Manfred Russell, de muy buen trabajo por cierto, Cristian Gamboa y el propio Ruiz, pero fiel a la costumbre de los ticos, fallaron.
Y como quien no los hace los ve hacer, llegó el 2-0, gracias a acción individual y hasta casuística de Cristian Riveros, quien envió un centro que se terminó incrustando en la meta de Alvarado.
Ya no hubo más, de nuevo el cantadito de que se jugó bien, pero la realidad es que se perdió.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios