Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



MAGAZINE


Hecho en Argentina

Redacción La República [email protected] | Lunes 01 octubre, 2007



Hecho en Argentina

Ese país suramericano sigue ganando terreno en el consumo mundial de vinos del Nuevo Mundo

Melissa Arce
[email protected]

Con un crecimiento en exportaciones cercano al 14% anual, en la última década, los vinos argentinos han logrado posicionarse entre los primeros cinco lugares de los países productores con mayor volumen, ¿qué explica tanto éxito?
Sobre este tema se refirió Sebastián Nazabal, embajador de marca de las bodegas Etchart (en el país) y Graffigna (por introducirse), ambas del Grupo Pernod Ricard, de origen francés.
Argentina es el sexto consumidor de vinos del mundo, donde se ingiere un promedio de 32 litros por persona.
“De los inmigrantes españoles, italianos y franceses (Viejo Mundo) heredamos principalmente el Know How acerca de la elaboración del vino. A eso le hemos sumado el potencial natural de nuestra geografía y todo el desarrollo tecnológico en vitivinicultura, alineados a los países del Nuevo Mundo como lo son Australia, Chile, Estados Unidos, Sudáfrica y Nueva Zelanda, entre otros”, señaló Nazabal.
Para él, los vinos argentinos son expresivos en aromas, frutados, jóvenes y de un destacado carácter; lo que sumado a la excelente relación precio-calidad hace que estén ganando un importante lugar en el mundo del vino.
En ese contexto, la principal bodega de la provincia de San Juan, la segunda zona vinícola de Argentina, planea consolidarse en el mercado centroamericano, aumentando así la oferta de sus marcas en países como Costa Rica.
“Graffigna fue la primera bodega en vender vino con marca en Argentina y la pionera en el uso de la gravedad (1923), en la actualidad es una bodega moderna y funcional, enfocada en elaborar vinos de calidad donde para ello se han invertido en estos últimos años unos $6 millones, señaló el ejecutivo.
En el país este grupo ya introdujo las bodegas Etchart, cuya producción proviene de un terroir considerado boutique, en el valle de Cafayate, que da el 1% de la producción nacional.
Estos vinos son de gran expresión aromática, frutados, de buen cuerpo y muy agradables para beber. “En Costa Rica, el comportamiento y aceptación de los vinos Etchart ha sido realmente muy buena”, indicó el argentino.
Se destacan principalmente el Etchart Privado Malbec, como el Etchart Privado Torrontes, además de variedades más clásicas como el Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah o los Gran Reserva Arnaldo B (un blend de Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot y Tannat) o C Rosa (Chardonnay fermentado en barricas de roble francés)
La agresiva estrategia de exportación de vino de Argentina es reciente si se compara con la chilena, donde paradójicamente el consumo per cápita es menor, de unos 14 litros. Al respecto, Nazabal opina que eso se explica por una razón histórica. “En Chile, el mercado interno consume alrededor de un 30% de su producción, por lo que se vieron obligados a conquistar otros mercados”, sintetiza.
En cambio, Argentina tuvo un mercado interno muy demandante, donde incluso en 1980 se consumían 76 litros en promedio por persona, más del 90% de la producción local, por lo que los esfuerzos se enfocaron en abastecer ese consumo.


Lenguaje vinícola


Argentina posee una vasta área vitivinícola de algo mas de 2.400 km de extensión norte-sur al oeste, principalmente al pie de la cordillera de los Andes.
Esto hace que se tenga gran variedad de valles, de diferentes alturas, suelos y microclimas, además de una gran oferta de diferentes varietales, liderados principalmente por el Malbec y el Torrontes.