Enviar
Presidente del PLN hace una valoración de la agrupación en su 60 aniversario
“Hay crisis en Liberación”

Líder considera necesario un congreso ideológico para definir una posición partidaria en temas país



Aunque es consciente de que a lo interno del Partido Liberación Nacional (PLN) aún se vive una crisis, Bernal Jiménez, su presidente, cree que poco a poco va desvaneciéndose.
A tal punto que las divergencias ideológicas son mínimas y se centran básicamente en la ruta que se elige para alzar el objetivo de la socialdemocracia: el bienestar del pueblo.
Al cumplirse 60 años de la fundación del PLN, Jiménez considera conveniente realizar un congreso ideológico para cambiar la postura del partido en algunos temas, como la apertura eléctrica y el Plan Fiscal.
Sobre el segundo punto, dice que fue un acto patriótico de la presidenta Laura Chinchilla y Ottón Solís, y que Liberación no puede echar marcha atrás con el pacto.

¿Cómo ve al PLN al cumplir 60 años?

Depende de qué se interprete como partido, para mí el partido lo conforman el directorio político, el comité ejecutivo, la asamblea y las bases de la agrupación; y desde luego el brazo armado que es la fracción legislativa. Encuentro que hay una gran unidad, mucha más de la que había antes, aunque todavía hay una crisis, pero los matices no son tan grandes. Hemos hecho muchos foros y no hay muchas diferencias en la parte ideológica.

Dentro del partido, ¿qué papel juegan los expresidentes?

Los expresidentes que quedan ya, son solo tres, deben ser figuras muy respetadas porque han hecho un excelente gobierno, han puesto en marcha principios socialdemócratas. Pero por las circunstancias que sean, en algunos casos, uno podría pensar que podría haberse avanzado más hacia una sociedad más justa y necesaria, pero no es fácil gobernar.

¿Con el pasar de los años se han ido perdiendo los principios de la socialdemocracia?

Todos los expresidentes han tenido un norte, que es buscar una sociedad más justa y de bienestar. Los caminos que unos hayan escogido y recorrido pueden generar diferencias, pero cuál de los expresidentes no ha sido partidario de buscar las políticas públicas para el bienestar.

¿El conflicto entre líderes verdiblancos cómo afecta al partido?

El que haya diferencias personales entre expresidentes y líderes son cosas que siempre han pasado en el partido, pero no son de orden institucional. Son diferencias personales pero no ideológicas. Hay matices ideológicos.

¿Unos pueden inclinarse más por la socialdemocracia y otros por el neoliberalismo?

No creo que haya dudas respecto a los objetivos del partido, puede haber dudas de acuerdo con los procedimientos, pero en este mundo donde vivimos es claro que hay una economía mixta.

¿Estos conflictos no dividen al partido?

Las bases se entristecen y el hecho que don Oscar se distanciara de doña Laura también es doloroso, pero tienen puntos de vista diferentes, todos tenemos nuestro carácter.

¿Tiene que cambiar el PLN?

Por supuesto, debe fortalecer su organización, el Tribunal de Etica, su funcionamiento. Tiene que entablar discusiones y foros ideológicos como los que estamos haciendo y tiene que buscar una militancia contribuyente de miles de personas.

¿Los cambios ideológicos por cuál camino irían?

No hay cambios ideológicos, sino de cómo seguir los principios de Liberación Nacional; si vamos a la apertura eléctrica por ejemplo, hay diferentes matices en la parte ideológica o en una reforma tributaria. Es decir, son problemas de ingeniería social.

¿Qué papel juegan los hermanos Arias en este proceso de renovación?

El papel de líderes, son referentes importantes en el pensamiento. Don Oscar como presidente que acaba de salir tiene un liderazgo en las bases y demás. Pero en el funcionamiento no tiene injerencia de nada.

¿El PLN ha dejado los pensamientos de la socialdemocracia para migrar al neoliberalismo como algunos expartidarios cuestionan?

La sociedad y la estructura económica de 2011 es totalmente diferente a la del 48 y al 53. Hay grandes cambios, no han cambiado los objetivos sociales, pero los procedimientos sí. Para lograr mejoramientos en el bienestar hay caminos distintos a los del pasado. No solo en Costa Rica, todos los partidos socialdemócratas del mundo han tenido que reenfocar su política en medio de la globalización. Aquí no es aderecharse, es estudiar la realidad y ver por qué caminos modernos, contemporáneos logramos los objetivos de la socialdemocracia que son irremovibles: la búsqueda del bienestar de la mayoría.

¿Aunque algunos no concuerden en la ruta a seguir?

Pueden haber caminos distintos, matices. Algunos pueden pensar que el CNP pueden jugar un gran papel, otros creemos que su papel ya no es el mismo.

¿Dominan los Arias el PLN?

No, no me explico por qué la gente piensa eso, porque en el manejo cotidiano del partido no tienen nada que ver. Aunque Oscar Arias es un expresidente que acaba de salir y sin duda es una figura a tomar a cuenta. El partido lo dominan la fracción y el directorio político.

¿Quién domina la fracción legislativa?

Hay diputados que están inclinados a los Arias, pero eso es otra cosa. Si cogobiernan los Arias, eso hay que preguntarlo a doña Laura, no a mí. Aunque siempre he pensado que sería bueno que don Oscar aconseje y converse con la Presidenta.

¿Por quién se inclina más, por los Araya o por los Arias?

Yo no me inclino, no puedo participar en tendencias.

¿Ve al PLN dentro de 60 años?

Por supuesto, si los gobiernos verdiblancos se apegan a la doctrina socialdemócrata, si siguen ese rumbo, una socialdemocracia contemporánea a la de nuestros expresidentes. Si siguen esa estrella de bienestar de la mayoría, va a seguir gobernando, porque en el pasado hemos tenido algunas fallas.

¿En cuáles aspectos ha fallado?

La apertura bancaria fue mal concebida, porque no se hizo la previsión en materia de supervisión.

Natasha Cambronero
[email protected]



Ver comentarios