Enviar
Se requieren tres puntos adicionales del PIB para evitar debilitamiento fiscal, según Ejecutivo

Hacienda demanda más ingresos

• Contextos en nuevo presupuesto para 2008 establecen oportunidades y desafíos financieros del país

Wilmer Murillo
[email protected]  

Sin un incremento de los ingresos fiscales de al menos tres puntos del Producto Interno Bruto (PIB), el pago de las obligaciones para sectores como la Educación, el Poder Judicial y al Fondo de Desarrollo y Asignaciones Familiares podría conducir antes de 2010 a un deterioro de las finanzas públicas.
Esta es la visión que existe en Hacienda, en donde la demanda de nuevos recursos volvió a tomar fuerza.
La obligación de destinar un 8% del PIB para educación el próximo año y de soportar todos los gastos exigibles constitucionales y legales, aprieta la situación fiscal del Gobierno.
En el presupuesto de 2008, el Ministerio de Hacienda incorpora por primera vez escenarios fiscales plurianuales, en los que se hacen diferentes prospecciones de gasto e ingresos del Gobierno Central.
La finalidad es incorporar varios sectores de la economía (fiscal, monetario, real y externo) y ver la coherencia de las estimaciones hechas para todos en conjunto.
Los contextos incluidos en el presupuesto consideran una distribución de gastos que contemplan la atención de las obligaciones constitucionales, como son los gastos por concepto de salarios, pensiones, contribuciones a la Caja de Seguro Social, gastos que provienen de derechos fundamentales estipulados en la Carta Magna; asimismo se atienden los destinos constitucionales, que están constituidos por los recursos asignados al sector educación y al Poder Judicial.
De lo que se trata es de determinar si la reducción de la deuda, y otros logros fiscales serán sostenibles en el tiempo si no se aprueba una reforma fiscal.
Cumplir con todas las obligaciones va a requerir tres puntos adicionales del PIB para cubrir los gastos, dijo Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda.
En una situación extrema que implicaría pagar todas las obligaciones sin nuevos ingresos, se provocarían fuertes déficits fiscales y se llegaría a la insostenibilidad en el manejo de la deuda pública, dijo el Ministro.
Por lo anterior, este panorama supone un incremento en la carga tributaria de un punto porcentual con respecto al PIB en 2008 y de dos puntos porcentuales con respecto al PIB a partir de 2009.
Este aumento es necesario para lograr el ajuste financiero de tal forma que los gastos adicionales para Educación y Fodesaf, entre otros, tengan un financiamiento con recursos sanos, de lo contrario, los esfuerzos llevados a cabo para lograr la estabilización fiscal se perderían con la consecuencia directa para los diferentes sectores económicos y sociales, adujo el Ministro.
En un escenario con recursos fiscales adicionales, Hacienda prevé que se llevaría la carga tributaria a un 19,3% del PIB, pero se lograría estabilidad en cuanto al déficit fiscal y sostenibilidad en el manejo de la deuda pública.
Como elemento adicional se menciona que el presupuesto de 2008 no contempla la capitalización del Banco Central que se está dando este año.
Las pérdidas del Banco Central frenan la baja de las tasas de interés, y la meta de reducir inflación, motivo por el cual el Banco Central clama por su capitalización como medio para eliminar las distorsiones.
La ausencia de recursos para ese fin, hace prever un deterioro de las finanzas, expresaron algunos economistas.
“Me parece una lástima que el presupuesto no incluya más recursos para capitalizar al Banco Central”, expresó Luis Mesalles, economista.
Al no hacerlo, el Ministerio de Hacienda ha dejado de lado el objetivo de luchar contra la disminución de la inflación y bajar la pobreza, comentó el economista.

Ver comentarios