Enviar
Excedente en presupuesto no se producía desde 1950
Hacienda cierra 2007 con superávit

• País consiguió pagar todos los gastos, incluidos los intereses y le quedaron $173 millones

• Estrategia este año para subir tributos va tras marinas, proyectos inmobiliarios, zonas francas y las llamadas exportadoras de chatarra

Wilmer Murillo
[email protected]

Por primera vez en cinco décadas, el país registró el año anterior un superávit de $173 millones en sus arcas presupuestarias.
El monto equivalente a un 0,65% del Producto Interno Bruto (PIB) y fue el resultado de un aumento en la recaudación del 28,5% con respecto a 2006, que le permitió al fisco incrementar los gastos sociales, bajar el nivel de la deuda pública y el pago de intereses.
El año pasado el Gobierno logró aumentar la carga tributaria en un 1,8% del PIB sin necesidad de nuevos impuestos, hasta un 15,2%.
Mientras tanto, el endeudamiento del Gobierno central bajó nueve puntos porcentuales en dos años, situándose en un 28,6% con respecto al PIB, unos ¢1,2 miles de millones.
Los gastos por intereses, por su lado, decrecieron un 3,9%, ayudados por la caída en las tasas de interés.
Un documento denominado “Costa Rica en cifras”, elaborado por el Ministerio de Planificación, confirmó que el país registró por primera vez un superávit financiero en 1952, en tanto que las Memorias Anuales del Banco Central señalan que la última vez que el Gobierno cerró con un superávit fue en 1957.
Para este año el Ministerio de Hacienda espera replicar esta bonanza, por considerar que el déficit con que cerraría el presupuesto es de solo un 0,5% del PIB.
Con ingresos de solo un 15,4% ya programados el Gobierno no necesitaría recurrir al mercado para financiarse y presionar las tasas de interés hacia arriba. No obstante, la suma ya se considera superada pues Guillermo Zúñiga, titular de la cartera, estimó el crecimiento en el monto de los impuestos para este año en un 25%, y que se lograrán a base de cobrarlos mejor.
Los excelentes resultados de 2007 permiten al Gobierno encarar 2008 con optimismo, preparado para cualquier desaceleración en la economía o para continuar con el periodo de bonanza que se inició hace dos años, sostuvo Zúñiga.
No obstante, se espera reforzar la recaudación con mayor disciplina fiscal, con nuevas acciones y la reforma tributaria que tanto el Ministro como Jenny Phillips, su viceministra de Ingresos, consideran que ya está suficientemente “madura”.
Entre las acciones novedosas previstas para este año están una mejor gestión de cobro de impuestos generados por inmobiliarias y las marinas apostadas a lo largo del litoral guanacasteco y el Pacífico Central, “estremecer” las llamadas chatarreras dedicadas a la exportación, y las empresas en zonas francas, dijo Phillips, quien prevé asimismo aumentar los impuestos que pagan los profesionales con actividades lucrativas.
Durante 2007 el gasto también creció hasta $3.918 millones (17%), pero los funcionarios dijeron que aun así el Gobierno se dio el lujo de asignar ingentes recursos a sus programas prioritarios.
El aumento del gasto tuvo en las contribuciones sociales y otros gastos los rubros que más crecieron, un 100% y un 67,6%, respectivamente.
Esto ocurre porque precisamente en esos rubros se reflejan las transferencias que ha hecho Hacienda a sus programas prioritarios en vivienda y educación. El rubro de pensiones también aumentó un 15,5%.
En el renglón de otros gastos se reflejan la inversión realizada en financiamiento al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), transferencias a las municipalidades, el programa Avancemos para conservar a los estudiantes de secundaria en las aulas, transferencias a las juntas de educación, comedores escolares y el régimen no contributivo de pensiones.
En el periodo, Hacienda logró financiar además una capitalización de ¢85 mil millones al Banco Central y transferencias a Caja de Seguro Social por ¢35 mil millones. Sin incluir el rubro “otros gastos” que incluyen los programas prioritarios de la administración los gastos crecieron solo un 8,56% en 2007, lo cual implica un decrecimiento de estos en términos reales (descontando la inflación).
Al quedar “otros gastos” prácticamente dos puntos por debajo de la inflación se demuestra que el crecimiento de los egresos estuvo bajo control, expuso Phillips.
Finalmente de acuerdo con el flujo de caja del cierre de 2007, los ingresos tributarios crecieron un 28,5%, siendo los impuestos de renta y de aduanas los que mostraron más dinamismo: el primero creció un 36,1% y el segundo un 29,6%. “Otros ingresos”, que contemplan impuesto al traspaso de bienes e impuesto a los combustibles crecieron un 20,6%.

Ver comentarios